El canciller Felipe Solá rechazó que el gobierno haya cambiado su postura sobre Venezuela y aseguró que el objetivo es que “los venezolanos tengan un funcionamiento pleno de sus instituciones sin interferencias externas, sanciones ni castigos unilaterales”.

El titular del Palacio San Martín publicó un extenso hilo de twitter tras la renuncia de Alicia Castro a ser embajadora de Rusia en rechazo al apoyo argentino al informe sobre violaciones a los derechos humanos en Venezuela elaborado por la ex presidenta chilena Michell Bachelet.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En su renuncia, Castro aseguró que hubo un “dramático giro” en la política exterior, algo que Solá rechazó de plano: “El Gobierno mantuvo siempre la misma posición sobre Venezuela”.

También podés leer:Alicia Castro: “No existe la posibilidad de que revea esta decisión”

El canciller repasó esa postura durante los últimos meses.

  • En julio: En Ginebra, “el representante argentino compartió con otros Estados su preocupación por la situación de los DDHH y denunció el agravamiento de la crisis económica y social, debido a las sanciones y a la pandemia, haciéndose eco del mensaje de la Alta Comisionada”.
  • El 10 de agosto: Argentina se sumó al Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela junto a la Unión Europea, y 12 países de Europa y América Latina para “encontrar acompañamiento y fuerza política para una salida consensuada a la crisis”.
  • El 17 de septiembre: Argentina participó de su primera reunión en el Grupo de Contacto. “Mantuvo su postura de no intervención en asuntos internos de otros Estados y de defender la democracia, los derechos humanos y la justicia”.

Solá aseguró que los votos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra “continúan con la misma política. Siguen reconociendo la importancia primordial del Informe Bachelet”, que “apunta a lograr una mejor cooperación del gobierno venezolano” con “la presencia de una oficina permanente de la Alta Comisionada con los medios técnicos y financieros necesarios”.

Recordó también que el presidente Alberto Fernández aludió al informe de la expresidenta chilena ya en su campaña electoral para la presidencia.

Señaló en ese sentido que la primera resolución no hacía alusión al informe Bachelet. Por lo que se decidió apoyar el segundo proyecto. “La Argentina reclamó en Ginebra que hubiera una sola declaración. Desafortunadamente eso no ocurrió. Entonces, la delegación se abstuvo en un proyecto y votó, junto al Grupo de Contacto, en favor del documento que estimó más adecuado”, agregó.

También podés leer: La UE no logró suspender las legislativas en Venezuela, ahora apuestan a deslegitimarlas

“Por último, la Argentina denuncia los bloqueos físicos y financieros contra Venezuela y las sanciones contra sus funcionarios, especialmente en tiempos de pandemia. Nuestro Gobierno defiende y defenderá la no injerencia externa y los derechos humanos en cualquier circunstancia”, concluyó.