La Legislatura porteña comenzó a tratar en comisiones el proyecto de convenio entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la empresa IRSA para construir edificios de hasta 145 metros de altura en la Costanera Sur, en el predio de la ex Ciudad Deportiva de Boca. Para eso se modificó dos semanas atrás la Ley de Catastro y ahora el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, busca cambiar la actual normativa que solo permite la actividad deportiva por nuevos usos para viviendas y comercios en el predio de 71 hectáreas. Pero, ¿qué es IRSA (Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima)?.

El holding dirigido por Eduardo Elsztain es dueño de la mayoría de los shoppings del país, es la única empresa inmobiliaria argentina que cotiza en Bolsas y Mercados Argentinos y en la Bolsa de Comercio de Nueva York  y tiene varias denuncias en su contra por otros desarrollos en la ciudad durante la gestión macrista. Su director fue uno de los empresarios que apareció en las filtraciones por cuentas off shore en los Panamá Papers.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según los balances de la propia empresa, durante los primeros tres meses del año fiscal 2021 obtuvo ingresos por 1609 millones de pesos y una ganancia bruta de 512 millones. El grupo tiene entre otras empresas a la agropecuaria CRESUD y una participación de casi el 30% en Banco Hipotecario, además de injerencia en compañías de Estados Unidos como Real Estate Investment Trust y Condor Hospitality Trust (“Condor”).

Sin embargo, sus proyectos inmobiliarios tienen varias denuncias en la Capital Federal. El último de ellos fue el año pasado, cuando en medio de la pandemia comenzaron a construir “Ciudad Palmera” en Caballito, a través de un proceso que la justicia consideró inadecuado por lo que frenó la obra. Para evitar el análisis de la Legislatura, el grupo IRSA presentó un plan de obra con un predio parcelado en cuatro para construir diez edificios, un shopping y estacionamientos, que tuvo la aprobación de la administración de Larreta. Finalmente la justicia frenó la obra porque consideró que existía un plan global mayor cuyo impacto ambiental no puede ser evaluado de forma individual en el predio parcelado como proponía IRSA y el gobierno.

En el 2019 se conoció que varios de los centros comerciales del grupo tenían la habilitación ambiental vencida o directamente no tenían. Otros fueron denunciados por ocupar ilegalmente el espacio público. Según un informe realizado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, los shoppings Distrito Arcos, Alto Palermo y Dot Baires Shopping, no tenían el Certificado de Aptitud Ambiental vigente. El Abasto Shopping nunca tuvo certificado. Mientras que el Patio Bullrich, el Paseo Alcorta y el Buenos Aires Design tenían permisos que no cumplían los procedimientos establecidos en la Ley N° 123.

Además, otros tres fueron señalados por ocupar de manera irregular el espacio público: el Distrito Arcos (al urbanizar un playón ferroviario debió haber cedido a la ciudad 23 mil metros cuadrados, no lo hizo y tiene una sentencia en su contra), el.Abasto Shopping (transformó una plaza pública que era área de protección histórica en un espacio privado) y el Alto Palermo (viola una ordenanza que impide instalar locales comerciales sobre una calle pública).

El grupo tiene también otros espacios comerciales en el país: Alto Avellaneda, Soleil Premium Outlet, Alto Noa de Salta, Alto Rosario, Mendoza Plaza, Córdoba Shopping Villa Cabrera, Patio Olmos, La Ribera Shopping en Santa Fe.

En el año 2015, el actual director del Banco Nación y en ese momento candidato a jefe de Gobierno, Claudio Lozano, denunció que IRSA consiguió en tiempo récord la habilitación para la construcción de Dot Baires y apuntó contra Augusto Rodríguez Larreta, hermano de Horacio, que en ese momento era gerente de Relaciones Institucionales del Grupo. Ese año renunció y se sumó a la campaña del jefe de Gobierno, del que hoy es asesor. Los vecinos del barrio Mitre afirmaron que el shopping desagotó sus cocheras y provocó la inundación que dejó a 300 personas evacuadas.

Eduardo Elsztain el director del grupo tiene, entre otros cargos, la dirección de CRESUD, Banco Hipotecario, BrasilAgro Companhia Brasileira de Propiedades Agrícolas y Austral Gold. También fue indicado como titular de sociedades y fideicomisos en Bermudas y en la Isla de Man, tras las filtraciones de los Panamá Papers. Según la investigación de la periodista Emilia Delfino, Elsztain, junto al dueño de Pampa Energía, Marcelo Mindlin, aparecen como titulares de compañías radicadas en guaridas fiscales que hicieron inversiones inmobiliarias en Venezuela entre 1996 y 1997. En los documentos de Mossack Fonseca había actas de una asamblea de accionistas del Fondo de Valores Inmobiliarios de ese país donde Elsztain figura como representante de tres empresas offshore.

“A lo largo de  años que trabajo he tenido una cantidad increíble de mentores. Si hay algo que he tenido el privilegio es de tener mucho coraje, mucha caradurez de ir a decirle a la gente que me llevaba 30, 40 o  50 años: ‘quiero hacer negocios contigo, quiero hacerme amigo tuyo’”, dijo Elsztain en una charla Click!ID en el 2015, en la que habló del rol de los mentores. En el 2017 un informe de Chequeado señaló que IRSA fue uno de los numerosos donantes de la Fundación Pensar, el think thank del macrismo.

Con esos antecedentes, la empresa IRSA busca habilitar el convenio para realizar Costa Urbana en la Costanera Sur.