Un día después de que el peronismo recordara a Néstor Kirchner en Morón, la Unión Cívica Radical conmemoró un nuevo aniversario del triunfo del expresidente Raúl Alfonsín en 1983.  La fecha no fue exacta, ya que las elecciones presidenciales de ese año se celebraron un 30 de octubre y este jueves es 28. El marco elegido fue el microestadio de Ferro, que también tiene un peso en la tradición radical. El acto sirvió para varias cosas, entre ellas volver a remarcar que los boinas blancas están en carrera para competir por la candidatura presidencial opositora en el 2023. Horacio Rodríguez Larreta no tiene un alfombra roja por delante sino un sendero de disputas dentro de la coalición antiperonista.   

El cierre del acto tuvo como protagonista al candidato a diputado nacional Facundo Manes, que está tercero en la lista de Juntos tras haber sido derrotado en las PASO de la coalición por Diego Santilli.  “Volver a la cancha de Ferro significa que el radicalismo está nuevamente de pie dispuesto a encarar un nuevo sueno colectivo, como lo hicimos en el ‘83″, comenzó su discurso el neurólogo.

“Estamos de pie para convertir la resignación en esperanza. Estamos de pie para terminar con la decadencia Argentina y encarar definitivamente la prosperidad, el desarrollo y los desafíos del siglo XXI. Tenemos por delante un desafío que nunca imaginamos y estaremos a la altura. El futuro no está escrito, depende de nosotros”, continuó Manes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Y recordó: “En 1983 la Unión Cívica Radical lideró la lucha por la reconstrucción democrática y la logró. Fue el último proyecto compartido que nos unió y nos inspiró a todos los argentinos. Fue el último proyecto que nos devolvió la capacidad de soñar en grande”.

Posteriormente, retomando la idea de pelear por el poder en 2023, Manes afirmó: “A los que preguntan si los radicales podemos gobernar bien, les pido que miren a los gobiernos de Alfredo Cornejo y Rody Suarez en Mendoza. Les pido que miren al gobierno de Gerardo Morales en Jujuy, el de Gustavo Valdés en Corrientes y a los gobiernos de los intendentes radicales de todo el país”.

Manes, para cerrar, citó al expresidente Alfonsín: “Él decía que el preámbulo es un rezo laico. Qué concepto maravilloso. La bella unión de la fe, pero la fe de todos, la de la libertad, la que nos hace república. Terminaremos esta reunión rezando juntos por esa democracia que él nos enseñó a cuidar, por su legado, por nosotros y por nuestros hijos. Entonces recordemos que si todavía hoy al costado del camino, algunos distraídos nos preguntan por qué estamos acá, por qué luchamos, por qué dimos el paso, por qué marchamos, les decimos que luchamos, que marchamos para constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres y mujeres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”.

Antes de Manes, al inicio del acto, había hablado Maximiliano Abad, presidente de la UCR bonaerense, y uno de los organizadores del evento: “Cuando el radicalismo de la provincia de Buenos Aires está fuerte, el radicalismo nacional se fortalece. El radicalismo nacional está llamado como en otros tiempos a liderar una coalición y a buscar la presidencia de la Nación”.