Más de 5.000 integrantes del Frente por la Dignidad Milagro Sala encendieron este viernes 2.141 velas para reclamar por la libertad de la dirigente social, que cumplió 2.141 días como presa política. Frente a la Casa Rosada, en Plaza de Mayo, exigieron al gobierno nacional que intervenga para poner fin a la violencia política contra la líder de la Tupac Amaru y para que le otorguen la libertad a Patricia Cabana, Graciela López, María y Adriana Condori, todas ellas detenidas arbitrariamente por el gobierno de Gerardo Morales en Jujuy. El pedido se realizó en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

En la Plaza de Mayo, además, recordaron: “Milagro fue detenida en el año 2016 durante el gobierno de Mauricio Macri y Gerardo Morales y está por cumplir 6 años como presa política. El Poder Judicial de Jujuy que responde de manera directa al gobernador es misógino, racista y oligárquico. Por eso decimos que nuestra compañera está detenida a disposición del Poder Ejecutivo de Jujuy y sufre violencia política, institucional, mediática y simbólica”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el acto, también estuvo el diputado nacional y secretario general de la CTA-T, Hugo Yasky, que señaló: “Milagro Sala está presa hace 2.141 días porque es mujer, porque es de un pueblo originario, porque es trabajadora y porque es luchadora social. Exigimos la libertad de Milagro y el gobierno nacional tiene que entender que no hay más margen. Hay que lograr que Milagro Sala quede libre. Ese es el compromiso de todos nosotros y de todas las compañeras que están acá”.

Por otra parte, las integrantes del Frente leyeron un documento en el que además exigieron medidas para reparar las consecuencias de la violencia patriarcal. En ese contexto, reclamaron políticas que permitan generar y garantizar trabajo digno; entre ellas, la generación de programas de empleo productivos con mirada feminista. También reclamaron una reforma judicial feminista, que garantice el acceso a la Justicia para todas y todes y la transversalidad de la mirada feminista en el Estado. Por último, se solidarizaron con el Pueblo Mapuche y finalizaron con un grito por «una Navidad sin Presxs Politicxs».

En la actividad, estuvieron presentes María Elena Naddeo, una de las presidentas de la APDH que trajo el saludo de toda la mesa de organismos de derechos humanos; Virginia Franganillo, del Partido Justicialista, y las representantes de las doce organizaciones que conforman el Frente Milagro Sala, entre otras.