El diputado nacional del Frente de Todos (FdT) Máximo Kirchner consideró este jueves que la movilización popular que se gestó el sábado pasado en inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner «la generó» el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta al disponer un operativo para intentar disuadir la presencia de manifestantes en el barrio de Recoleta que apoyaban a la exmandataria en el contexto del juicio que se le sigue por el supuesto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz.

«La movilización la terminó generando Rodríguez Larreta. Él dice que la disolvió con la Policía pero no fue así. La gente se convocó en Juncal y Uruguay cuando vio las vallas. Ese no era el punto central de las manifestaciones que se iban a desarrollar el sábado pasado en apoyo a Cristina en distintos puntos de la Ciudad», señaló Máximo Kirchner en declaraciones a El Destape Radio.

El legislador evaluó que la medida que tomó el jefe de Gobierno «obedece a una competencia de falta de ideas» entre la dirigencia de Juntos por el Cambio (JxC), quienes parecen creer que «la demostración de poder hay que hacerla en contra de la gente».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Siempre tienen ideas agresivas, despectivas. No dicen qué van a hacer con la economía del país, y cuando lo dicen nos damos cuenta de que es lo mismo o peor de lo que hicieron durante los cuatro años de Mauricio Macri. Son violentos porque no tienen mucho para proponer y tienen un discurso denigrante y muy despectivo respecto del conjunto de la sociedad», apuntó Kirchner.

Para el titular del PJ de la provincia de Buenos Aires, los dirigentes de JxC actúan de esta forma porque están «amparados por una cortina de medios de comunicación jamás vista en la Argentina».

«Hacen política como si estuvieran jugando a los cowboys con algún pibe o piba que se está manifestando y eso termina mal». Tienen un concepto muy arraigado que es el de sobreactuar. Apuestan a dar una imagen con la que creen que pueden seducir a un posible votante. A partir de ahí ponen en riesgo hasta la vida de los policías y de los manifestantes. Eso es lo que vimos el otro día en Juncal y Uruguay», observó.

Máximo Kirchner evaluó que integrantes de la fuerza policial les decían «barbaridades a los manifestantes» pese a que «se demostró que no había problemas» con los manifestantes que «solo querían estar allí, junto a Cristina, a pesar de las vallas».

Sobre la situación que vivió cuando el sábado a la noche quiso ingresar al domicilio de Cristina Fernández de Kirchner, su madre, el diputado contó que quiso «hacer lo que hace cualquier hijo y que hubo un par de policías que se sacaron» al verlo.

«Los compañeros vieron cuando nos golpeaban. No tenía sentido. Había un montón de gente desarmada, que de manera pacífica le hacía frente a gente armada. Me tiraron un poco de gas pimienta. Cristina me ve y me pregunta qué paso. Le dije que nada, porque era lo que había que hacer. No me gustan esas cuestiones victimizantes», remarcó.

Consultado sobre si escuchaba los insultos que le profirieron los policías, Kirchner respondió que «si, y lo más curioso fue que lo hacían los efectivos de mayor edad».

«Incluso uno de los más jóvenes que estaba destacado en ese lugar trató de calmar a sus compañeros para evitar que siguieran insultando, pero sus colegas no le hacían caso», remarcó.

Máximo Kirchner, sobre la conducción de la oposición

Kirchner también se refirió al «sistema de conducción de (el expresidente Mauricio) Macri» que «no está basado en la voluntad de trabajo y la inteligencia sino más bien en una cuasi extorsión».

Kirchner resumió con que se trata de «un método de conducción dañiño» y lo diferenció respecto del FdT donde la discusión se da «por ir a las PASO o por hacer más construcción territorial, por tener mejores ideas».

Por otra parte, consultado sobre si hay interés en proscribir a la Vicepresidenta, Kirchner respondió que «hay un par de personajes que tienen un odio profundo (a la exmandataria) y aunque no la vean presa al menos cinco minutos no van a parar, no solo porque los desafío sino también porque es mujer».

El legislador dijo que este intento de «JxC y algunos medios de buscar suprimir una fuerza política» en relación al peronismo no va a favor de los «intereses de los argentinos».