La vicepresidenta Gabriela Michetti cambió de abogados apenas 48 horas después de haberlos designado. La abogada María Masanti, integrante del estudio que lidera Alejandro Pérez Chaca (también defensor de Mauricio Macri) presentó hoy su renuncia a la defensa de Michetti, quien de esta manera quedó en una extraña situación frente al expediente. Por un lado, sin que nadie se lo exigiera, resolvió designar abogados defensores en una causa en la que no está ni cerca de ser llamada a prestar declaración indagatoria. Pero al designar abogados -y asumirse como imputada- no puede estar sin defensores, razón por la cual la renuncia del estudio Pérez Chada ponía al juez federal Ariel Lijo, quien tiene a su cargo la investigación por el origen del dinero que le fue robado de su casa la noche en que se convirtió en vicepresidenta, en la obligación de designarle un defensor de oficio.

No será necesario. En torno a Michetti comenzó una danza de nombres de abogados de mucho reconocimiento, trayectoria y vinculaciones políticas para defenderla. Se buscaba a un ex juez, ex funcionario político, ideológicamente emparentado con uno de los partidos que conforman la alianza Cambiemos, aunque no del PRO. Y lo encontró: el radical Ricardo Gil Lavedra será el defensor de la vicepresidenta.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

No está claro por qué Michetti se quedó sin abogados. El viernes pasado, designó a Masanti y autorizó a otro abogado del estudio Pérez Chada, Santiago Rozas Garay, a que extrajera fotocopias del expediente. Ello ocurrió el mismo viernes. Los casi dos cuerpos de la causa estuvieron disponibles para el análisis del estudio durante el fin de semana y esta mañana se produjo la renuncia.

Fuentes judiciales descartaron la primera hipótesis, la invitación a creer que Michetti es “indefendible” en este expediente. Por el contrario, consideran que es una causa “manejable” y que con la sintonía que tiene el gobierno con los jueces federales no debería generar trastornos políticos, menos aún judiciales.

Michetti podría adoptar una decisión trascendental en los próximos días: realizar una exposición por escrito aclarando su situación y el origen del dinero. En la jerga judicial se lo conoce como “73 – 279”, una combinación de artículos del Código Procesal que equivale a la antigua “declaración espontánea” en el viejo Código. Es una suerte de intento de “pegar primero” para evitar que la causa se extienda en sus alcances como una mancha de aceite sobre el escenario político.

Para defenderla, ya tiene a Gil Lavedra, integrante del tribunal del Juicio a las Juntas, ex diputado por el radicalismo y ministro de Justicia durante el gobierno de De la Rúa, y también ex diputado por el Acuerdo Cívico y Social de Elisa Carrió y Alfonso Prat Gay. También fue abogado del fiscal José María Campagnoli y del conductor y empresario Marcelo Tinelli.