La jueza federal María Servini citó a declarar en el marco de la causa por delitos de lesa humanidad cometidos durante el franquismo en España al ex ministro y legislador Rodolfo Martín Villa por su responsabilidad en 12 asesinatos entre 1976 y 1978.

Servini ya intentó indagar a Villa en varias oportunidades pero siempre encontró algún obstáculo. En 2014 la jueza pidió su captura internacional y extradición junto a otros represores y ex funcionarios, sin embargo la justicia y el gobierno español rechazaron los pedidos por considerar que los hechos eran alcanzados por la Ley de Amnistía, que rige en el territorio español desde 1977.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El ex funcionario franquista dijo tener voluntad de declarar e incluso de viajar a Argentina a hacerlo pero nunca lo hizo efectivo. En diciembre la jueza anunció su viaje a España para indagarlo, pero los trámites se demoraron y luego la pandemia lo frenó definitivamente. Ahora lo intentara hacer por videconferencia en el consulado o la embajada Argentina en España el próximo 3 de Septiembre de 2020.

Villa tiene un alto perfil político. Ocupó varios cargos durante la dictadura de Francisco Franco y tras su muerte fue ministro de Relaciones Sindicales. En la transición a la democracia fue ministro del Interior y llegó a la vicepresidencia del gobierno de Leopoldo Calvo-Sotelo. También fue electo legislador por el Partido Popular años más tarde.

La medida fue celebrada por la Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Argentina que nuclea a dos de las querellantes originales de la causa que lleva adelante Servini, Inés García Holgado y Adriana Fernández.

“La indagatoria a Villa es largamente esperada por los familiares de las víctimas no sólo por las consecuencias sobre su persona, sino por el efecto dominó que puede llegar a tener respecto de los otros imputados. Esperamos que esta vez pueda finalmente concretarse para dar fuerza a esta causa tan vapuleada por las autoridades españolas que se han negado sistemáticamente a que avance”, señalaron ambas en un comunicado.

Martín Villa es acusado por genocidio y/o crímenes de lesa humanidad como responsable de al menos 12 asesinatos durante los últimos años de la dictadura franquista y la transición a la democracia.

Uno de los hechos que se investiga es la represión salvaje a trabajadores en huelga en Vitoria, cuando era ministro de Relaciones Sindicales. El 3 de marzo de 1976 cientos de trabajadores y trabajadoras fueron reprimidos con gases y balas de plomo en la Iglesia de San Francisco de Asís. Hubo decenas de heridos y 5 trabajadores murieron.

También le imputan el asesinato de seis personas durante protestas y manifestaciones: Rafael Gómez Jáuregui el 12 de mayo de 1977; José Luis Cano Pérez el 14 de mayo de 1977; Francisco Javier Núñez el 15 de mayo de 1977; José María Zabala el 8 de septiembre de 1976; Norma Menchaca el 9 de julio de 1976  y Arturo Ruiz García el 23 de enero de 1977.

Además se lo investiga por la represión a manifestaciones cuando era ministro del Interior durante la transición. Se trata de al menos dos jóvenes asesinados y cientos de heridos durante protestas en los festejos de Sam Fermín de 1978 Sucesos acontecidos en la ciudad de Pamplona los días 8/9 de julio de 1978 durante la celebración de las Fiestas de San Fermín, con muertos y heridos.