A sus 94 años y luego de más de 8 de parálisis en sus causas, el empresario Carlos Pedro Blaquier logró ser apartado del juicio oral por crímenes en las noches de los apagones en Jujuy por “incapacidad mental sobreviniente”.

La decisión fue tomada por mayoría por los jueces Gabriela Catalano y Abel Fleming y en disidencia firmó la jueza María Alejandra Cataldi, quien votó por repetir los estudios a partir de las dudas marcadas por algunos especialistas de la fiscalía y de la querella del CODESEDH.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La causa por las Noches de los Apagones tenía a Blaquier y al administrador de Ledesma, Alberto Lemos, procesados por secuestros a una veintena de personas en Ledesma, Calilegua y Libertador San Martín a mediados de 1976.

El expediente permaneció paralizado durante 8 años. En 2013, cuando el empresario no tenía estos problemas de salud, la causa estaba en condiciones de ir a juicio oral pero quedó frenada por decisión de la Sala IV de la Cámara de Casación Penal, integrada por Juan Carlos Gemignani, Gustavo Hornos y Eduardo Riggi. Recién en julio de 2021 la Corte Suprema de Justicia decidió tomar el caso y anuló lo resuelto por la Casación, señalando que esa decisión había sido “arbitraria” y que “obstaculizó indebidamente el avance del proceso”.

Blaquier fue evaluado meses atrás por el Cuerpo Médico Forense para analizar si estaba en condiciones de afrontar el juicio oral. Además de esta causa, el empresario también está procesado en la causa Aredez, por el secuestro de 3 personas.

Luego de realizarle un estudio virtual y uno presencial, los especialistas del Cuerpo Médico Forense determinaron que no está en condiciones de enfrentar un juicio oral por su deterioro psíquico.

Si bien los peritos de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación respaldaron ese dictamen, los del Ministerio Público Fiscal y el CODESEDH consideraron que el empresario fingía sus problemas mentales y se debía realizar un nuevo estudio. A esas dudas se refirió una de las juezas al votar en disidencia.

Lemos, por su parte, seguirá procesado y deberá enfrentar el juicio oral en soledad. El resto de los acusados militares ya son juzgados por esos hechos en la Megacausa Jujuy, que ya se encuentra en etapa de alegatos.