La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal respaldó la postura de su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, y negó que su gobierno haya reprimido a los trabajadores despedidos de Pepsico en la planta de Vicente López.

La mandataria sostuvo que «los únicos heridos fueron policías» y sostuvo que «la toma de la empresa fue activado políticamente».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En declaraciones formuladas a Canal 9, la funcionaria sostuvo que los desalojos en general constituyen «la instancia que uno tiene que evitar», pero planteó que «hubo una orden judicial», y «mucho trabajo» previo a esa instancia.

«Entiendo que lo que sucedió de la toma de la empresa fue activado políticamente», expresó la gobernadora y, en ese sentido, remarcó que estuvieron presentes en el lugar «referentes de izquierda, como (Luis) Zamora, (Vilma) Ripoll, (Myriam) Bregman», y concluyó: «no hay que investigar mucho, alentaban la toma de la fábrica».