La gestión de los medios públicos durante el gobierno de Cambiemos realizó contrataciones millonarias con una productora con la que nunca había tenido relación, tercerizó trabajos que hacía la TV Pública, pagó “comisiones” para promoción política,  gastos en hotelería y viáticos para actividades personales y hasta abonó derechos de autor por una canción del hijo de uno de los funcionarios de Radio Nacional.

La auditoría interna ya está en manos de la Oficina Anticorrupción. Llegó días antes de que estallara la embestida contra la actual conducción de Radio y Televisión Argentina (RTA).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde La Nación+, el canal que se menciona ligado al macrismo, se difundieron supuestos gastos superfluos de la presidenta de RTA, Rosario Lufrano: un cepillo de dientes, un dulce de leche, una yerba Playadito y sendos deliverys (los restaurantes estaban cerrados) por una chocotorta y una promo de sushi, pagados desde una caja chica de 30 mil pesos. Probablemente se hayan traspapelado los tickets de vinos Catena Zapata y Navarro Correas, los almuerzos en restaurantes (abiertos) de Puerto Madero y los gastos de “hotelería” correspondientes al período 2016-2019.

La auditoría interna realizada sobre los medios públicos durante la gestión de Hernán Lombardi muestra “irregularidades que se desarrollaron en un marco de secretismo extremo”. 

El dato más llamativo es la contratación para programas y eventos de “una única productora que hasta ese momento no registraba antecedente artístico alguno con RTA, la firma Mainasal SRL”.

“Hasta 2016, la programación anual era aprobada por el Directorio”.  Eso cambió con la llegada de Cambiemos.  Y los controles virtualmente desaparecieron en 2019.

“Entre junio y octubre de 2019 se propuso la firma de siete contratos diferentes con Mainasal por un monto global de 35.382.348 de pesos” para la producción de acontecimientos como “Argentina Baila”, que se desarrollaban “como una producción propia de RTA” y de repente “pasó sin justificación alguna a ser una coproducción”. También se le pagaron 2.677.368 de pesos por la  “Ceremonia de Apertura de los Juegos Bonaerenses 2019” y 2.752.943 (ambos más IVA) por el “Festival Vivo Luján 2019”.

La productora también percibió cuatro millones y medio de pesos por la producción de dos programas: “Lectores”, conducido por Gustavo Noriega, y “Noches de Blanc”, a cargo de Guillermo Blanc. “Ciclos de entrevista a un invitado que no revisten originalidad alguna ni presentan peculiaridades que generen la necesidad de delegar su producción en terceros”, sostiene la auditoría.

Entre las medidas que dispuso para decidir qué tratamiento le dará al caso, la OA busca determinar si existe algún vínculo entre Mainasal y Miguel Pereyra, el ex presidente de RTA durante la gestión de Lombardi.

Mainasal reclama en la actualidad una supuesta deuda de más de 12 millones y medio de pesos por dos contratos que figuran en la documentación de la auditoría como “sin firma”.

“Los contratos presentan objetos con más visos de excusas que prestaciones genuinas, presupuestos que no son controlados, sin consulta a las áreas de producción acerca de la existencia de recursos propios y, en muchos casos, con dictamen jurídico en contra de la contratación (en dos casos la presentación de facturas fue anterior al contrato)”.

La auditoría también puso el ojo en 37 “comisiones de servicios” de ejecutivos de RTA “consistente en hacer uso de un procedimiento o mecanismo habitual (destinado a instrumentar los pagos de pasajes, estadías y alimentos del personal que se envía a realizar producciones o cubrir notas periodísticas en localidades alejadas de Buenos Aires), para sufragar los traslados de funcionarios de RTA SE con fines extra-laborales totalmente ajenos a las actividades regulares de la empresa y solamente en algunas ocasiones relacionados vagamente con actividades políticas, proselitistas o protocolares del titular de la jurisdicción que ejercía el rol de accionista de RTA SE, Hernán Lombardi”. El monto de esas comisiones trepa a 1.054.814,83 de pesos.

El reporte explica, además, cómo se triangularon pagos sin justificación de RTA a la también empresa estatal “Contenidos Públicos” para la contratación del ciclo “Subite a mi sidecar” (“Vas a viajar en mi sidecar”, que condujo el escritor Federico Andahazi) por más de 20 millones de pesos.

En ese mismo contexto, el informe explica que la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC) “presentó un reclamo administrativo por el pago de 74.400 pesos (más intereses) en concepto de derechos de autor de la obra musical ‘Agite Mundialista’”, un spot del Mundial Rusia 2018 para Radio Nacional y emitido por la TV Pública.

Entre los autores de la canción figura Nicolás Ciarliero, hijo de Pablo Ciarliero, subdirector de Radio Nacional durante la gestión de Lombardi. La deuda que hoy reclama SADAIC se originó en un e-mail que Ciarliero padre le envió al entonces Gerente de Artística de la TV Pública Martín Teitelbaum indicándole que emitiera el spot publicitario mundialista.En ese mismo contexto, el informe explica que la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC) “presentó un reclamo administrativo por el pago de 74.400 pesos (más intereses) en concepto de derechos de autor de la obra musical ‘Agite Mundialista’”, un spot del Mundial Rusia 2018 para Radio Nacional y emitido por la TV Pública.

Entre los autores de la canción figura Nicolás Ciarliero, hijo de Pablo Ciarliero, subdirector de Radio Nacional durante la gestión de Lombardi. La deuda que hoy reclama SADAIC se originó en un e-mail que Ciarliero padre le envió al entonces Gerente de Artística de la TV Pública Martín Teitelbaum indicándole que emitiera el spot publicitario mundialista.