El estrenó de Trato hecho, un programa de entretenimientos de formato internacional, alcanzó este domingo picos de 20 puntos de rating y le permitió a Telefe ganar cómodamente el día y por momentos cuadruplicar en el prime time a su rival directo, El Trece. El envío cuenta con la conducción de Lizy Tagliani, sin pantalla luego de la salida de El precio justo, y la participación de Roberto Moldavsky, de anterior paso por La peña de morfi y la primera temporada de MasterChef Celebrity.

Este envío ya tuvo una versión en Telefe a cargo del por entonces especialista en programas de juegos Julián Weich. También se emitía los fines de semana y obtenía números muy buenos de rating, en una época en que las audiencias altas eran más habituales que en la actualidad.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Trato hecho es un juego de azar en el que se reparten maletines entre los participantes, cada uno de ellos esconde premios con dinero en efectivo que van desde un peso a dos millones. El participante que accede a la posición de privilegio comienza a abrir los maletines de los demás para descartar –si tiene suerte – los maletines con premios más bajos. Mientras tanto, “la banca” le va ofreciendo sumas de dinero para “comprarle” el maletín. La idea de este segmento es que a “la banca” le conviene comprarle el maletín antes que tener que pagarle el premio completo en caso de que sea grande.

Al concursante, por su parte, le conviene venderlo y asegurarse una suma de dinero ante un incierto premio más alto. En una de las emisiones de su anterior ciclo un participante decidió quedarse con su maletín sin negociarlo y se terminó llevando diez centavos.

La figura de Lizy Tagliani ocupa posiciones de creciente protagonismo desde hace alrededor de ocho años. Antes de llegar a la radio, primero, y luego a la TV, se desempeñaba como peluquera. Fue a partir de conocer a Viviana Canosa que llegó primero al programa radial de Santiago del Moro y luego a incorporarse como panelista de la propia Canosa (cuando aún se desempeñaba como periodista de espectáculos y no tomaba lavandina).

Lizy se destacó rápidamente por su estilo irreverente y su gran capacidad para reírse de sí misma. En una televisión acostumbrada a discriminar o invisibilizar –el medio no deja de ser un espejo de la sociedad–, Tagliani desplegó una gran habilidad para anticiparse y descolocar cualquier comentario inadecuado. Ante la duda, los comentarios “fuera de registro” los hace ella con punzante hilaridad.  Así, en un movimiento doble, se saca de encima la posibilidad de ser estigmatizada y exhibe las torpezas de algún interlocutor. Lo que se dice aprovechar la fuerza del rival a su favor, una estrategia digna de las artes marciales orientales.

Este mecanismo, su carisma y su oficio frente a la pantalla ahora llevaron a Trato hecho a lo más alto del rating en su horario. No será su último éxito.


Trato hecho

Conducción: Lizy Tagliani. Domingos a las 21 por Telefe.