Hasta hace poco la políglota niña antisopa hablaba 27 lenguas. Ahora sumará una más. Según lo informó la embajada argentina en Armenia, también hablará la lengua de ese país ya que será traducida a ese idioma. “En el año 2018 —dicen las autoridades— todos los armenios, jóvenes y adultos, podrán disfrutar los pensamientos y ocurrencias de Mafalda y sus amigos, tan universales y actuales, como lo hemos hecho los argentinos durante más de 50 años”. 

La traducción se realizará en el marco del programa Sur de la Dirección General de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -que desde 2009 ha traducido 1000 obras a 43 idiomas- en conjunto con la editorial Antares de Ereván y traducciones de Alice Ter Ghevondian. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Mafalda es la prueba de que la afirmación “pinta tu aldea y serás universal” es rigurosamente cierta ya que siendo argentina por antonomasia ha logrado atravesar todas las fronteras políticas e idiomáticas. Recientemente fue anunciada su traducción al guaraní. 

Su repercusión mundial sorprende al propio autor de la tira, Joaquín Lavado, conocido en todas partes como Quino. El exitoso personaje que fue celebrado, entre otras personalidades de la cultura mundial, por Umberto Eco, nació casi por casualidad. En 1963 la agencia Agnes Publicidad le encargó a Quino una historieta con el objetivo de promocionar una nueva línea de electrodomésticos marca Mansfield. La campaña nunca se concretó, pero el personaje comenzó a crecer y se transformó poco a poco en Mafalda. 

La tira, que salió entre 1964 y 1973 marcó un hito en la historia del género: el personaje de tinta siguió atravesando generaciones hasta hoy y es tan popular y universal como Maradona o The Beatles.