Tras el anuncio del gobierno nacional de un acuerdo con los bonistas para reestructurar la deuda privada en dólares, varios ex funcionarios del gabinete económico del gobierno de Mauricio Macri salieron a respaldar el canje logrado.

El último presidente del Banco Central del macrismo, Guido Sandleris, lo destacó como “una muy  buena noticia” y consideró que la propuesta aceptada “es razonable”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“El acuerdo es razonable y es necesario para que nuestro país avance en la construcción de consensos económicos, objetivo más difícil de lograr estando en default”, señaló y agregó: “El acuerdo resuelve este problema que tiene mucho que ver con la incertidumbre que genera la falta de consensos económicos, postergando vencimientos y reduciendo la tasa de interés de los cupones”.

Más entusiasta se mostró Luis Caputo, ex ministro de Finanzas y también ex titular del Banco Central. “Gran acuerdo!”, festejó en sus redes sociales y felicitó al presidente Alberto Fernández y al ministro de Economía, Martín Guzmán.

“Ojalá esta pesadilla de pandemia termine pronto y comience el proceso de recuperación económica que tanto necesita la gente”, manifestó.

El exministro de Economía Hernán Lacunza, por su parte,  afirmó que el acuerdo “es ecuánime y razonable”, y consideró que es “necesario, porque la alternativa del default era caos y pobreza”.

A través de sus redes sociales, Lacunza destacó que el acuerdo “sin quitas (solvencia), baja intereses y oxigena plazos (liquidez)”, y subrayó que “es un punto de partida, no de llegada”. “El futuro depende de la hoja de ruta. Sin dogmas, consensos”, añadió.