La actividad de las fábricas de autos cayó en abril un 33,9% comparada contra la del mismo mes de 2018. Las terminales sufren la caída del mercado local pero fundamentalmente la del principal socio del Mercosur, Brasil, que sigue sin traccionar a su vecino.

En el cuarto mes la producción fue de 30.294 unidades que a su vez representan un 3,7% más respecto del mes previo. Con esos números en la mano, las empresas pidieron cautela para pronosticar frente a lo que resta del año.  

Además, la Asociación de Fábricas (ADEFA) informó que el sector exportó 20.532 vehículos en el período en cuestión “un 2,6% menos en su comparación con el mes anterior, y 3,2 % más respecto del volumen que se contabilizó en abril de 2018”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las ventas mayoristas también cayeron, impactadas por el congelamiento de la demanda interna. La red de concesionarios recibió 28.469 unidades, un 60,9 % en su comparación con abril del año pasado y un 15,5 menos que en marzo de este año.

“En el acumulado del primer cuatrimestre, el sector alcanzó las 106.986 unidades producidas (autos y utilitarios), lo que marcó una caída de 31,6 % en comparación con las 156.400 unidades que se produjeron en el mismo período del año anterior”, sumó el informe empresarial.

En el marco del llamado a cautela sobre lo que viene, el presidente de ADEFA, Luis Fernando Peláez Gamboa afirmó: “Analizamos con muchísima preocupación el alcance del aumento de la tasa de estadística en los costos de producción y de comercialización –publicado este lunes en el Boletín Oficial- teniendo en cuenta la situación por la que atraviesa el sector y esperando que la misma no profundice aún más la caída de la actividad”.