Después de un paso exitoso por distintos festivales de cine internacionales (entre ellos Cannes y Sitges) y luego de haberse llevado la estatuilla correspondiente a la Mejor Ópera Prima Latinoamericana en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 2020, llegó a la pantalla de Netflix una historia que promete tensión desde un primer comienzo.

Se trata de Historia de lo oculto, el film dirigido por Christian Ponce que da cuenta sobre las acciones de un grupo de periodistas en los años ochenta para revelar una conspiración generada entre fuerzas sobrenaturales y los miembros de un gobierno. Bajo el marco del thriller como estilo dominante, la trama cruza a este género con la praxis del periodismo, situación que abunda en los 82 minutos atrapantes del film. En pantalla y con 1987 como telón de fondo, resulta lograda la adaptación de época generada por el director que pivotea con una propuesta en blanco y negro que refuerza una sensación donde el terror siempre logra imponerse.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Finalmente y luego de estar en los  cines llegamos a una plataforma como Netflix. El paso de la película por los festivales hizo que llegase mucha gente a verla, tal como sucedió en el Festival de Mar del Plata donde la vieron más de 4 mil personas, así que tuvimos la oportunidad de poder ver en ese entonces qué pasaba con el público. Finalmente se viene el estreno formal y estamos recibiendo mucho apoyo de quienes la vieron en su momento porque quieren volver a verla, así que por un lado hay ansiedad pero por otro estamos tranquilos porque la película finalmente se encontrará con su público”, sostiene Cristian Ponce.

Una producción como La historia de lo oculto surge por las ganas de su realizador por llegar a alcanzar a realizar sus ideas en términos de horizontes cinematográficos. Dice al respecto Ponce: “Tenía el deseo de lograr reunir en una película a muchos de mis deseos, quería plasmarlos a la hora de filmar. A Netflix en una oportunidad le habíamos presentado La Frecuencia Kirlian, una propuesta de animación que puede verse por ahí actualmente, pero lo concreto es que con el pago de eso que presentamos decidimos invertirlo en esta primera película. Sentí que era como un ahora o nunca y de ese impulso salió esta mezcla de película de terror, ocultismo, brujería por un lado, y por otro el thriller, la conspiración política y el mundo del periodismo. Es como si fuese la unión de cosas que me gustan y que logré unirlas en una sola película”.

En pantalla el dominio del blanco y negro es total, al mismo tiempo que representa una decisión estética buscada deliberadamente por el director. “Durante mucho tiempo estuvimos pensando cómo sumarle elementos a la historia para que sea atractiva para el público. La opción del blanco y negro lo pensamos como un elemento destacable entre las demás, por ejemplo en el contexto de los festivales donde hay cientos de películas. Así es que pensamos en que también sea fácil de recomendar, y lo primero que uno cuenta sobre una película como esta es que es de terror y en blanco y negro, entonces esos puntos nos parecían que podían servir para una recomendación rápida a manera diferencial. Luego esos matices comenzaron a ser parte de la narrativa cinematográfica que desarrollamos”.

Otro elemento que despierta la atención gira alrededor del factor de la temporalidad. La historia de lo oculto se sitúa en alguna parte de 1987, situación que se ajusta al guion pero nunca de manera tajante. “Son unos años ochenta pero alternativos, algo que no se labura mucho acá. Por ejemplo, en nuestro país si una película transcurre en los ochenta está Alfonsín, y nosotros queríamos despegarnos de todo eso. Queríamos separarnos de la historia real y armar alrededor de eso algo propio y estético. Y otra cosa es que queríamos separarlo de los años de la dictadura para no quedarnos pegados. Por eso y para respetar lo temporal ahí están los teléfonos públicos de la época, las cabinas de los ochenta, lo cual le dio tensión a la trama porque no estar comunicados al instante hoy es raro pero en esa época debías tener un teléfono público. Fuimos en torno a esas situaciones ajustando lo temporal, y lo de esos años se ajustaban a lo que buscábamos. Finalmente nos quedamos con 1987 como año representativo”.

Como otra de las patas significativas de la trama, la figura del periodismo se torna esencial y necesaria en el contexto de Historia de lo oculto, sobre todo por el rol predominante que toman los reporteros en escena según los años ochenta. Así lo observa Ponce: “Creo que el periodismo de esa época era muy incisivo y justamente eso es lo que quisimos dejar plasmado en la película. Hubo mucha investigación de nuestra parte, y con cada cosa que descubríamos notábamos las diferencias con el periodismo actual. Por otro lado, siento que durante estos últimos años la gente se volvió muy desconfiada del periodismo, entonces lo que quería era poner en pantalla a esos periodistas que buscaban la verdad, porque en los ochenta eran el cuarto poder y tenían un peso diferente por esos años. En definitiva, la película exhibe una visión del periodismo comprometida con la verdad y la justicia”.


Historia de lo oculto

Una película de Cristian Ponce. Guion: Cristian Ponce. Actúan: Nadia Lozano, Germán Baudino, Casper Uncal y elenco. Disponible en Netflix.