Hay canciones que pertenecen al tiempo y sus creadores son inmediatos responsables de lo que ellas generan. A Litto Nebbia bien podría caberle esa responsabilidad, siempre como hacedor de múltiples melodías que ya son parte de todos. Y en la misma gama de compromiso lo mismo podemos decir del ex Vox Dei Ricardo Soulé, la mitad de Sui Generis con Nito Mestre, o la voz femenina de la trova rosarina de los ochenta con Silvina Garré.

Como músicos, compositores, amigos y generadores de proyectos, todos ellos le dieron forma a un show que mucho tiene de complicidad y de unión con esos factores. Se trata Está en tus manos, una propuesta que no solamente los une arriba de un escenario por primera vez, sino que también supo agrupar un cúmulo de voluntades para dar a conocer un  pack de canciones en común que actúan como un espacio donde el concepto de fogón resalta con la fuerza de la primera vez.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Con funciones agotadas en Rosario, Córdoba, la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, el show de estos cuatro clásicos del rock nacional recorre composiciones caras para varias generaciones. Ahí encontramos clásicos como “Libros sapienciales”, “Se fuerza la máquina”, “Ayer nomás”, “Bienvenidos al tren”, “Rock de la mujer perdida”, “El momento en el que estás (Presente)” o “Quien quiera oír que oiga”, todos himnos sin discusión para muchos.

En su encuentro con Tiempo y antes del ritual de las fotos, encontrarnos con los cuatro protagonistas de esta nota es hacerlo en los estudios de grabación de Melopea (el  cuartel general de Litto Nebbia), rodeados de instrumentos y de ideas flotando en el aire. De ahí, de esas ideas que mucho se vinculan con los dedos de Nebbia, salen desde su teclado las armonías de “Para John”, su clásico de 1981 que el resto de sus compañeros sigue melódicamente antes de prestarse a la charla en la que develarán los orígenes de esta unión que ya agotó dos Teatro Coliseo y que el 1 de diciembre le dará revancha a todos los que se quedaron afuera en las fechas anteriores.

“Estamos contentos de poder tocar en tiempos difíciles como lo estamos haciendo ahora, pero la verdad es que esto ocurre en nuestro país desde que era chico, más allá de que este momento es más que especial socialmente hablando. De todas maneras, hubo muchos momentos de malaria en el que no nos venía a ver mucha gente, sin embargo venían grupos de afuera y los iban a ver un montón de gente. Eso es algo que siempre pasa en el arte. Por ejemplo y viniendo más acá, el primer Coliseo y el segundo que pusimos a la venta en esta oportunidad se agotó rapidísimo. Y eso es notable teniendo en cuenta todo lo malo que pasa alrededor”, dice Litto mientras el resto de sus compañeros asienten cada palabra dicha. Enseguida, es Silvina Garré la que toma el mando para explicar mucho de las emociones que les sucede a este nuevo cuarteto: “Este es un encuentro único que nos está dando muchas alegrías. Hoy en el ensayo hablábamos de eso porque la pasamos bien arriba del escenario. Es un evento extraordinario porque es la primera vez que estamos en una especie de gira juntos, no es un show que se verá todo el tiempo”.

–¿En qué momento se dio esta unión con la que están recorriendo el país?

Litto Nebbia: Yo siempre quiero tocar con gente que me parezca de antemano que estaría bueno tocar; personas con la que la vas a pasar bien, con la que vas a tocar bien y que todo irá por ese camino. Vos podés juntar a músicos de distinta magnitud pero eso no te garantiza que la vayas a pasar de la mejor forma arriba del escenario, esa es la verdad. Cuando uno hace estas juntadas es sobre una idea de que las cosas van a andar sobre ruedas. Alguna vez me propusieron poder reunirme con músicos para tocar en vivo y yo directamente mencioné a ellos tres, así que a la noche de ese mismo día los llamé a cada uno y todos estaban de acuerdo en que podamos tener una experiencia como esta. De ahí en más lo que hicimos fue coordinar nuestras ganas de tocar canciones nuestras conocidas de distintas épocas. No fue nada del otro mundo aunque entiendo que lo parezca.

–¿Cuándo Litto los llamó todos dijeron que sí inmediatamente?

Silvina Garré: Yo la acepté de inmediato la idea porque me pareció un lujo.

Nito Mestre: En mi caso tomé un pequeño tiempo porque todo era parte de un plan a seguir.

Ricardo Soulé: Hay que aclarar que por separado nosotros habíamos tenido algunas experiencias junto a Litto. Esta era una juntada particular, y sonaba lindo lo que nos proponía. Y cuando comenzamos finalmente a tocar, todo comenzó a funcionar mejor entre nosotros, y sobre todo cuando llegamos con el resultado hacia el público.

–El nombre del espectáculo puede responder a varios significados. ¿Cuál sería el correcto?

LN: Tiene una historia que va más allá del nombre. Cuando me proponen hacer un espectáculo como este enseguida me dicen que lo mejor sería que sea algo más que un show donde viene un invitado, toca lo suyo y se va a su casa. Y me sugieren que sería bueno que haya una canción que identificara lo particular de este encuentro entre nosotros cuatro. Yo no quería algo así como jingle o alguna de nuestras canciones famosas como solución, así que se me ocurrió esto de Está en tus manos, una canción que habla de las relaciones humanas y que como canción tiene el don de gustar sin ser un hit. Así que se las mostré a ellos, les gustó y propuse abrir los conciertos con ella a manera de inicio Se trata de una canción mía que la hice en el 2000 y que a veces toco en algunos bolichitos solito, con el piano.

–Todos juntos ustedes tienen un cancionero más que particular que cruza épocas y estilos. ¿Fue difícil ponerse de acuerdo con las canciones que serían parte del espectáculo? Evidentemente, algo siempre quedaría afuera.

Todos: Fue fácil y sencillo.

RS: Queríamos hacer un repertorio que funcionara y evidentemente así lo es. Dura dos horas el show en las que pasamos por todas nuestras etapas. Es importante que sea así porque hay cosas que duran demasiado y se pierde la magia. Desde el primer repertorio que hicimos al actual del escenario, todo habrá variado sólo un 10 por ciento.

LN: Fue así de fácil. De movida se propusieron canciones queridas, más allá de que te gusten muchas de las que hayas escrito en tu vida. De ahí surge la colaboración con el otro, en referencia a qué manera hacerlas, cómo tocarlas para lograr cierto clima que tal vez a uno no se le ocurren, si la hacemos a dúo o en coro. La participación del otro no tiene que ser un arreglo nuevo porque no vamos a arreglar nada, porque las canciones ya están escritas y ellas no necesitan que venga nadie a re arreglarlas. Son todas clásicas ya, pero si son canciones que  tienen que mantener una dinámica rítmica que tienen, porque algunas tienen una impronta clásica y fogonera que se tiene que transmitir en vivo.

SG: La dirección de las canciones tiene que ver con que hay algunas que se prestan más para cantar de tal o cual forma. Hay algunas que se tienen que hacer de a cuatro y otras que deben hacerse en plan solista, así que la presencia de los demás siempre está determinada a esa instancia. Es un show muy dinámico porque de repente cantamos los cuatro pero nadie sabe cómo seguirá.

NM: Ya desde los ensayos nos dimos cuenta que todo funcionaba, algo que comprobábamos con cada show que dábamos. Ahí te dabas cuenta que incluso el orden estaba así de bien casi desde un principio.

–El repertorio tiene temas que alguna vez no habrán interpretado. ¿Les generó algo en particular esa instancia?

SG: Es algo que se agradece que suceda.

NM: Para mí fue una maravillita. A mí y a todos compartir esto es eso (piensa…) notable. En lo particular nunca había cantado ciertos temas de Litto o de los otros artistas en vivo, entonces me di cuenta lo que sucede cuando los interpretás. Guau, es movilizador todo eso y me pareció fantástico, porque suceden cosas divinas del escenario con las emociones que no se pueden describir. Es una gran ola de cariño la que recibís por parte de la gente, y eso es algo que percibís desde antes de abrir el telón. Te puedo asegurar que vos estás en bambalinas y sentís la expectativa de la gente por ver y escuchar lo que vendrá. Y cuando se abre el telón todos nosotros sentimos eso que percibíamos: mucho cariño en conjunto y también por separado.


-Está en tus manos. Un espectáculo de Litto Nebbia, Nito Mestre, Silvina Garré y Ricardo Soulé. 1° de diciembre a las 20 en el Teatro Coliseo, Marcelo T. de Alvear 1125.