Aunque se hable de la pandemia en tiempo pasado, los pocos datos disponibles sobre los contagios de coronavirus en la Argentina indican que hay una nueva suba de casos de Covid-19. Incluso hay especialistas que apuntan a que ya hay en marcha una nueva ola, impulsada por la variante BA.2. Con CABA como uno de los epicentros, pero con indicadores en alza también en varias provincias, la situación se refleja en la comparación de partes semanales y en el aumento de la positividad entre mayores de 50 años, único sector de la población en el que se sostienen los testeos regulares.

De acuerdo a los partes semanales del Ministerio de Salud de la Nación, los casos subieron un 26,7% en las últimas tres semanas. De 8387 casos el 17 de abril saltó a 11.443 el 1° de mayo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El investigador en bioinformática del Conicet y la Universidad Nacional de Córdoba Rodrigo Quiroga difundió los últimos datos disponibles sobre positividad en mayores de 50 años y señaló que hay subas claras en CABA, Buenos aires, Córdoba, Río Negro, La Pampa, Santiago, Chubut, La Rioja y Corrientes.

“El testeo en jóvenes es prácticamente inexistente, salvo cuando hay internaciones con distrés respiratorio. Es el único caso en que se los testea. Y en general las olas comienzan con contagios en jóvenes. Así que podría ser que estemos viendo la ola más demorada de lo que realmente es”, alertó el especialista, en diálogo con Tiempo. Agregó que “al ya no haber testeo sistemático de menores de 50 ya no contamos con esos datos para poder analizar cómo van siendo los contagios de los distintos grupos etarios. Tenemos que simplemente estimar la circulación viral comunitaria a partir de datos sobre mayores de 50. El mejor dato para correlacionar con la circulación viral real en la comunidad en este momento es la positividad”.

“Si ordenamos los casos por fecha de inicio de síntomas (FIS), que es la mejor manera de ver la evolución, lo que se observa es que este año después del pico de notificados que tuvimos entre el 9 y el 15 de enero, los casos reportados comenzaron a descender hasta la segunda semana de abril y en las últimas dos semanas empezaron a aumentar levemente”, dijo el investigador Jorge Aliaga a Télam. A través de su cuenta de Twitter, mostró que es “muy clara la suba de confirmados en CABA, con suba de positividad”.

Qué pasa en las escuelas

“Ante el numeroso crecimiento de casos de Covid positivo, les pedimos por favor que vuelvan a enviar a sus hijos al colegio con barbijos, al menos hasta que empiece a decrecer esta ola ascendente que nos preocupa”, escribió el equipo directivo de una escuela primaria de CABA, donde el barbijo es optativo en el ámbito educativo. La nota fue difundida por el médico clínico por la Universidad de Buenos Aires Adrián Rosa. “Hay otras escuelas donde pasó lo mismo”, contó a este medio.

“Falta comunicación didáctica. Pasamos del miedo a la desinformación y ahora a la confusión. Está el que se cuida, el que no. Esto entró también a la escuela: a veces el chico que usa barbijo se enfrenta con uno que no quiere”, apuntó Rosa. Y añadió que “hay mucha confusión sobre qué hacer ante positivos en las escuelas”. Según la normativa actual, sólo se aíslan las y los estudiantes contagiados, a menos que el brote alcance a un porcentaje importante del aula. Pero los diagnósticos no siempre están, ante la falta de testeos. Rosa cuestionó además que tras dos años de pandemia no se haya invertido en infraestructura escolar para mejorar las condiciones de ventilación, elemento clave para procurar evitar contagios masivos.

Pablo Francisco, Secretario de Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo de UTE, afirmó que aún no recibieron reportes de contagios masivos en escuelas porteñas, pero resaltó que “en general en las escuelas las conducciones siguen promoviendo que se mantengan las medidas de cuidado. Y también las familias están indicando a hijos e hijas la utilización de barbijos. Eso se puede ver en las escuelas. Es un cuidado que está tomando la comunidad educativa en su conjunto”.