Desde 2016 el gobierno porteño insiste con terminar su proyecto para ensanchar la avenida Paseo Colón. Luego de diferentes reformas que se realizaron en la zona, entre las que se incluyen la demolición de varios edificios, la Ciudad no pudo avanzar con el derrumbe de una escuela debido a la resistencia de la comunidad educativa. Se trata de la Escuela Taller del Casco Histórico, ubicada en Brasil al 200, esquina Paseo Colón.

Ese edificio es el último inmueble histórico sobre el cual el ejecutivo porteño aun no pudo llevar adelante su cometido. A pocos metros de esa escuela se encontraba otro edificio histórico, el Marconetti, que hasta hace un tiempo estuvo ocupado por quince familias a las que el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) ofreció créditos para que se retiren, luego de haber llevado adelante difamaciones y haberlas acusado por usurpación.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En la Escuela Taller se forman estudiantes en artes y oficios orientados a la conservación y restauración de bienes culturales de valor patrimonial. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, llamó a licitación para demoler este edificio, para extender el recorrido del Metrobus del Bajo pero, mediante un amparo, estudiantes y docentes junto al Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), lograron que la justicia porteña ordene en noviembre de 2019 detener la demolición «hasta tanto se encuentre disponible otra sede para ser utilizada».

A inicios de julio, se confirmó la mudanza de las y los estudiantes a otro edificio, y la Justicia local levantó la medida cautelar que suspendía la demolición, dejándole el camino libre al gobierno de la Ciudad para que finalmente tire abajo el inmueble. El proceso de demolición comenzó por los techos y en los próximos días estará completo. «Ya no quedan dudas de que el gobierno porteño utilizó al Metrobús como una excusa para demoler el edificio, con el objetivo de vender todo el predio y seguir con la construcción de otro edificios torre en la zona, y darle continuidad  a las nuevas construcciones edilicias que hay sobre Paseo Colón», consideró en diálogo con Tiempo, Jonatan Baldiviezo, titular del Observatorio del Derecho a la Ciudad. “Pudimos verificar que tanto el edificio como el Metrobus pueden coexistir, que no es necesario derribar nada y mucho menos la Escuela Taller, agrega.

Con esta nueva avanzada de la Ciudad sobre los edificios históricos, el gobierno porteño vuelve a desoír la gran cantidad de manifestaciones que se declaran a favor de mantener el Casco Histórico del distrito y toda su arquitectura.  “Como contrapunto, el gobierno tira abajo un edificio que es un patrimonio histórico donde se enseña a cuidar al patrimonio histórico de los barrios de la Ciudad”, señala a Tiempo un docente del lugar que pidió reservar su nombre por temor a represalia”. La Escuela Taller forma a sus estudiantes en el respeto a los edificios históricos, lo que es la cultura edilicia e inmobiliaria de la ciudad, “por lo tanto sacarnos de un lugar ideal como el de Brasil no deja de ser un pecado, porque nuestro desarrollo va a quedar limitado en un espacio que no tiene las condiciones para llevar adelante nuestros trabajos ni la formación de nuestros estudiantes”.  La Escuela Taller del Casco Histórico realizó varios trabajos en el cuidado edilicio de la Ciudad, entre los que se encuentran: la Catedral de Buenos Aires, el edificio donde funcionó en diario la Prensa ubicado sobre avenida de Mayo al 500; y en zoológico de Buenos Aires, dentro de los pabellones de los elefantes; junto a  una larga lista de edificios más. “Si el gobierno mata a la escuela, está matando la defensa del patrimonio de la Ciudad, que si bien no la terminaron de cerrar, está totalmente reducida”, concluye el docente.

Por este tema, vecinos y vecinas junto a asociaciones en defensa del patrimonio urbano, realizarán este viernes y sábado dos «semaforazos» en rechazo a la demolición de este emblemático edificio. La protesta está convocada para el viernes a las 18 y el sábado a las 13 en la intersección de las avenidas Brasil y Paseo Colón, donde en los últimos días el gobierno porteño comenzó con el derrumbe. Desde la asociación “Casco Histórico Protege”, señalaron que el edificio de la Escuela Taller tiene un alto valor patrimonial que se va a perder y destacaron que es el último que está en pie desde el 1900, y el último que queda de este tipo en la zona.

Historia

La escuela de oficios fue fundada en 2001. Se levantó en medio de la crisis económica que golpeaba al país con el fin de brindar herramientas laborales en un distrito donde había carencia de mano de obra especializada. Entre sus especializaciones se encuentran: Conservación Edilicia, Luthería, Ornamentación Artística; Restauración de Mobiliario y Esgrafiado