“Estamos acá para decirle a Larreta que queremos que nos diga que está haciendo con nuestros aportes y para que sepa que no vamos a permitir que cierre nuestra obra social”, expresó Ramón a Tiempo, mientras se manifestaba en la sede de ObSBA-Caballito, en Av. Rivadavia 6082. Ramón tiene 72 años, es jubilado y trabajó en el ministerio de Salud de la Ciudad por más de 40 años. “Estamos hartos de este señor que llegó para quedarse con los aportes de miles de estatales”, agregó. Luego de la renuncia de la vicepresidenta de la obra social, Agustina Olivero Majdalani, (hija de la ex subdirectora de la AFI macrista, Silvia Majdalani), publicada el jueves de la semana pasada en este medio, se abrió un nuevo capítulo en la lucha de casi 300 mil afiliados y afiliadas de la ObSBA.

Este martes la movilización fue convocada por el gremio docente Ademys que nuclea a maestros, maestras y profesores de todos los niveles de las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires. “Estamos en una situación terminal respecto a la obra social, nadie nos da respuesta ni el Sutecba, que es el gremio mayoritario que maneja esta obra junto al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Ambos son responsables”, denuncia la Secretaria General del gremio Ademys, Mariana Scayola. “No se sabe dónde están los aportes de las y los afiliados, por eso uno de los reclamos es la apertura de los libros y que se den explicaciones de qué se hizo con esa plata”, agrega.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Foto: Prensa Ademys

Los estatales porteños aportan mensualmente el 6% de sus haberes a ObSBA, mientras el resto de las obras sociales retienen el 3%. Si quieren pasarse a otra obra social deben seguir abonando el 3% de sus salarios; razón por la cual afirman que son rehenes de esta obra social. En los últimos años, las autoridades de ObSBA dieron de baja una cifra incalculable de prestaciones médicas y farmacéuticas en todo el país. Redujeron un 60% la atención profesional en Odontología, Salud Mental, Oftalmología, Endocrinología y demás especialidades; desmantelaron el Sanatorio Méndez, sede principal de atención médica en CABA; dejaron de ofrecer el 100% de cobertura en medicamentos crónicos; cerraron las residencias turísticas, y despidieron a cientos de trabajadores.

“Este martes traemos centenares de denuncias de afiliados que no tienen prestaciones médicas, el único camino posible es la lucha y la unidad de todos los estatales, incluso con los propios empleados de ObSBA que apenas llegamos acá empezaron a hacer sonar sus cacerolas, desde adentro de la sede, para apoyar esta jornada de lucha”, termina Scayola.

Pese a que la ObSBA cuenta con una organización mixta con capacidad de derecho público y privado, y con autarquía administrativa, económica y financiera, el macrismo logró desarticular esa estructura, y en el 2008 intervino la obra social. Fue el propio ex presidente Mauricio Macri quien inició este proceso luego de un fallo favorable de la justicia porteña. La intervención terminó el 10 de marzo de 2009 y el gremio mayoritario Sutecba retomó el control, en alianza política con el macrismo. Actualmente la obra social está al borde de la quiebra con una deuda millonaria que superaría los 5000 millones de pesos, cifra contraída mayormente en base a contrataciones fantasmas.

Foto: Prensa Ademys

Marina Palotti es nutricionista y trabaja en el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, es personal con discapacidad y desde el año 2019 viene notando que ObSBA recorta las prestaciones médicas para personas con discapacidad. “Este año tenía una intervención quirúrgica pero esta cirugía a mi se me negó, y hace 8 meses que estoy padeciendo este cuadro. En la actualidad estoy con debilidad en mi miembro inferior derecho, tengo calambres porque sufro de una patología neurodegenerativa”, cuenta a este medio mientras aguanta el dolor de su pierna. Palotti estuvo con un cuadro severo entre febrero y marzo de este año, y actualmente está en juicio con ObSBA.

De la jornada de protesta participó la legisladora porteña del FIT, Manda Martin, que aseguró que este vaciamiento “es responsabilidad política de Larreta y de los miembros del sindicato Sutecba, que obviamente hacen negocios con la salud de las y los municipales. Ya hemos escuchado numerosas denuncias graves sobre la falta de atención e irregularidades y los cobros ilegales de copagos, entre otras denuncias”.