La Sala I de la Cámara federal porteña, en una resolución firmada por los jueces Leopoldo Bruglia y Jorge Ballestero, confirmó la decisión del juez Rodolfo Canicoba Corral y resolvió el procesamiento de Gustavo Cordera, por “incitación a la violencia colectiva”, a mitad del año pasado, durante su intervención ante alumnos en una escuela de periodismo TeaArte.

Los magistrados consideraron que el músico cometió un delito en aquella ocasión, cuando dijo que hay mujeres “que necesitan” ser violadas y lo procesaron. Podría caberle una pena de hasta seis años de prisión.

En su oportunidad, al hacer su descargo, Cordera adujo que usó la fórmula de la “provocación” para despertar interés en la charla y pidió su sobreseimiento. Explicó que se lo invitó a una “charla informal” y que intentó ser “provocativo” para despertar el interés de los alumnos que intervenían en el debate. Pero Canicoba Corral lo rechazó.

“Hay mujeres que necesitan porque son histéricas y necesitan tener sexo, ser violadas porque lo necesitan y psicológicamente lo necesitan porque tiene culpa y porque no quieren tener sexo libremente. Necesitan y quieren jugar a eso, a mi no me gusta jugar a eso, pero hay gente que sí, hay tipos que si les gusta jugar a eso”, dijo Cordera esa mañana.

Luego de ese episodio, el ex líder de Bersuit Vergarabat recibió dos denuncias, una del Consejo Nacional de las Mujeres de Presidencia de la Nación y otra del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) que lo acusaron por discriminación e incitación a la violencia.