Las intensas lluvias que azotaron a la Capital Federal y a la Provincia de Buenos Aires causaron algunos destrozos en diversas localidades del conurbano y produjeron anegamiento en calles y algunas inundaciones. Al menos unos diez municipios del Gran Buenos Aires registraron este tipo de hechos y, según confirmó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) las lluvias continuarán hasta el martes.

La jornada del domingo fue complicada: continuaron las precipitaciones, algunas de ellas muy intensas, que el sabado ya habían  cuasado problemas. La temperatura se mantuvo alrededor de los 18 grados durante la mayor parte del día, con un elevado porcentaje de humedad, pero se registratron fuertes ráfagas de viento, abundante caída de agua y de granizo en algunas zonas del área metropolitana.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Se produjeron anegamientos de calles y zonas inundadas por la abundante agua caída en unas diez localidades de los partidos bonaerenses de Florencio Varela, Quilmes, La Matanza, Berazategui, Morón y General Rodríguez.

La cuenca del Río Salado, que recorre 21 localidades de la provincia de Buenos Aires, tiene 29 lagunas y 11 cursos principales de agua, se vio rebalsado con un el nivel de agua superó los 100 milímetros siendo el municipio de Bolívar el más afectado, alcanzando una máxima de 160 mm.

Las precipitaciones más intensas ocurrieron entre las 4 y las 6 de la mañana. De todas formas, gracias al poco tránsito de la madrugada en algunas zonas de la capital bonaerense el agua se pudo drenar rápidamente. En Junin hubo ráfagas por momento superaron los 90 kilómetros y dejaron en el piso postes de luz y todo tipo de objetos livianos desperdigados por las calles.

El Servicio Meteorológico señaló además que “los fenómenos más intensos donde las tormentas pueden adquirir características severas se prevén sobre el centro y norte de Santa Fe, Entre Ríos y extremo norte de la Provincia de Buenos Aires. Posteriormente con el avance de un frente frío los fenómenos más intensos se desplazarán hacia el norte argentino”.

Asimismo, estableció que “los valores de precipitaciones acumulada en todo el período desde el inicio de las precipitaciones pueden oscilar entre 50 y 100 milímetros con máximos localmente superiores”.

Las intensas lluvias caídas causaron el anegamiento de calles, la caída de postes de alumbrado público en varios barrios de la ciudad de La Plata y sobre todo en el municipio bonaerense de Quilmes.

La Direccion de Hidrometeorología de la Municipalidad de La Plata, informó que el agua caída rondó entre los 35 y 40 milímetros y las precipitaciones más intensas ocurrieron entre las 4 y las 6 de ayer

En el barrio platense de Villa Garibaldi y en la localidad de Villa Elvira se inundaron las calles a causa de que los desagües pluviales rebalsaron y el drenaje se lentificó por la acumulación de agua.

Además, diferentes zonas de la capital bonaerense -como el barrio La Loma, el centro, algunos puntos de Tolosa y de Ringuelet- sufrieron interrupciones en el servicio eléctrico.

En Bernal, Quilmes Oeste y  varios barrios del distrito se anegaron las calles, hubo caída de árboles y de postes de luz por la crecida del arroyo Las Piedras, señalaron a Télam fuentes de la Defensa Civil . Fuentes  indicaron que el municipio de Quilmes, que no previno el hecho que hace años que sucede, solo puso a disposición los botes gomones para asistir a los vecinos, aunque advirtieron que “la gente no quiere dejar sus casas”.

El Servicio Meteorológico Nacional renovó el alerta por tormentas fuertes, lluvias abundantes y posible caída de granizo en un área que abarca el Río de La Plata, incluidas la Capital Federal y la región del gran La Plata, pero sol por precaución.