“Se informa a todos los jefes de sección que a partir del día 14 de junio del corriente año quedan suspendidos en forma transitoria hasta nuevo aviso francos y decretos para poder garantizar la cobertura de servicios”, dice la notificación enviada desde la Subgerencia Operativa de Enfermería del Hospital Durand, que depende del Gobierno de la Ciudad. El mensaje llega mientras se lleva a cabo una jornada de protesta por el despido de 65 trabajadoras y trabajadores del sector, incluyendo embarazadas, personas enfermas y mujeres sostén de familia.

La suspensión de francos, con fecha y vigencia a partir de este martes, llega en el marco de un proceso de cese de contratos que genera, como venían advirtiendo los sindicatos, problemas para garantizar la atención completa de los servicios en las distintas áreas del hospital.

“Por la falta de personal están anunciando que no dan francos, no dan licencias, porque no tenemos enfermeras en las salas”, confirmó a este medio Héctor Ortiz, referente de la agrupación Hospitales de la Ciudad nucleados en ATE.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esa organización encabezó la convocatoria a una jornada de protesta para este mismo martes frente al hospital, en Díaz Vélez 5044, tras la notificación del cese de contratos a 65 trabajadores y trabajadoras de enfermería. “Vienen despidiendo de a poco. Hacen concursos con gente nueva y dejan afuera a los que han bancado la pandemia. Es terrible lo que están haciendo. Ya se fueron 25 de una lista de 65. En el transcurso de esta semana y la que viene se van a concretar los demás”, dijo Ortiz a Tiempo antes de la protesta.

“Si bien se llamó a un concurso que no pude aprobar, pensé que nos iban a dar prioridad para esperar al próximo concurso. Pero no. Nos dieron la baja masivamente. Se hizo un concurso muy amplio, con mucha gente. No entre los enfermeros que ya estábamos trabajando. Creo que se tendría que haber esperado para otro concurso, ya que el hospital no cuenta con personal suficiente. Si estábamos nosotros como contratados y aún así faltaba personal, no sé cómo será ahora que nos desvincularon”, advertía horas antes del anuncio de la suspensión de francos la enfermera Gabriela Yapuro. Mamá de un nene de tres años y un bebé de siete meses, recibió la notificación del cese de su contrato en pleno período de lactancia.