Hace una semana, estudiantes del Ciclo Básico Común (CBC) de la Universidad de Buenos Aires, fueron notificados que los exámenes finales obligatorios que se rendirán entre noviembre y diciembre, van a ser presenciales, luego de todo un año de cursada virtual. A raíz de esta situación, miles de alumnos y alumnas comenzaron a organizarse en asambleas para reclamar que el examen sea remoto, pero las autoridades del Rectorado de la UBA se niegan a aceptar esa medida.

Según datos oficiales de la UBA, este año, la cantidad de inscriptos superó a la del 2020, una tendencia que ocurre cada ciclo lectivo pero que se vio potenciada especialmente en pandemia. Los datos de 2021 reflejan un nuevo récord que llega a un 5,6% más que en 2020. El número total de inscriptos de este año trepó a 66.651 y se estima que alrededor de un 20% de esos estudiantes están viviendo en el “interior”, o volvieron a sus países durante el confinamiento para estar al lado de sus familias.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“En primer lugar hay un punto muy importante que es quién toma las decisiones en la universidad, nosotros creemos que la modalidad de cursada tiene que ser algo que se discuta teniendo en cuenta la opinión de estudiantes, docentes y no docentes”, afirma a Tiempo Luca Bonfante, estudiante de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras y miembro del Centro de Estudiantes. “Porque esta medida no tiene que ver solo con cómo cursamos o rendimos exámenes, sino con un ritmo de vida, ya que muchos de nuestros compañeros y compañeras están en sus provincias e incluso en sus países”. Quienes reclaman consideran que el rectorado no tiene en cuenta las situaciones económicas de gran parte del alumnado. “Hay compañeros y compañeras que no pueden volver, por lo menos este año, debido a que los alquileres en el AMBA aumentaron a precios exorbitantes. Es por eso que queremos escapar de esta dicotomía ‘presencialidad si, o presencialidad no’ y discutir estos temas porque no darles una respuesta a esos estudiantes es dejarlos afuera de la universidad. De la misma forma que pasó con aquellos que no tenían las herramientas para poder cursar bajo la virtualidad. De una forma u otra lo que se logra es que el acceso a la UBA sea para unos pocos”.

Volver a poner en modo presencial toda la maquinaria de estudiantes universitarios de la UBA, es un hecho que trasciende a la resolución firmada por el Rector de la UBA Alberto Barbieri.  La gran mayoría de las y los estudiantes, se organizaron este año para cursar de manera virtual. Pero esto no afecta solo a estudiantes que temporalmente volvieron a vivir con sus padres, tíos o hermanos, al ‘interior del país’ y  que no van a poder rendir sus exámenes finales después de meses de cursada, “ya que también hay un sector mayoritario de estudiantes que, durante 2020 y 2021, tuvimos que acomodar nuestros horarios para poder trabajar y al mismo tiempo poder meter materias. A eso se le suma que la gran mayoría aún no estamos vacunados con el esquema completo, es decir, son distintas realidades que de cambiarse la modalidad dejaría afuera a muchos estudiantes que no podrían rendir”, detalla a éste medio Bautista Dragobratovic, estudiante del CBC para la carrera de Bioquímica.

El conjunto de estudiantes afirma que las autoridades de la UBA, en ningún momento hicieron público el protocolo sanitario ni la información sobre si invirtieron los recursos para asegurar la ventilación, alcohol en gel, productos de sanitización, jabón, agua, y distintos requisitos para resguardar la salud de docentes, trabajadoras y trabajadores universitarios, y todo el alumnado.

El reclamo, además, pide tener en cuenta la situación de crisis económica y social por la que atraviesan miles de estudiantes del CBC. Según afirman quienes encabezan la demanda, muchos de ellos han pedido la Beca Progresar y se la han rechazado, otros que se quedaron sin trabajo durante la pandemia o empeoraron sus condiciones de precariedad laboral, “siendo que la informalidad es moneda corriente para los jóvenes que trabajamos y con esfuerzo sostenemos la cursada”, agrega Dragobratovic

La gran maquinaria de la UBA

La universidad de Buenos Aires cumplió 200 años de vida, y es considerada la casa de altos estudios más relevante de Latinoamérica y la que mejor se ubica en el ranking mundial de universidades, en el puesto 69, según los últimos datos de la consultora internacional QS.
De los 66.651 estudiantes del CBC que cursan en 2021, las carreras más elegidas fueron Medicina, Psicología, Abogacía, Arquitectura, Administración, Contador Público, Nutrición, Diseño Gráfico e Ingeniería en Informática. Este año, la carrera de Medicina tuvo el mayor cifra de estudiantes inscriptos con 20.137. El crecimiento fue de más del 57% en los últimos 6 años. Un dato a destacar, la carrera que más creció este año fue la Licenciatura en Enfermería, pasó de 368 inscriptos en 2020 a 1.142 en 2021, más del 300%.

En la actualidad, la UBA cuenta con más de 300.000 estudiantes que están distribuidos en 13 facultades y 23 sedes del Ciclo Básico Común, tiene un plantel de 24.000 docentes que dictan más de 100 carreras de grado y casi 500 de posgrado. Sus 69 Institutos de Investigación contienen a más de 5.300 investigadores, agrupados en 1800 conjuntos de investigación y, hasta la fecha, han firmado 868 convenios interinstitucionales de cooperación para afianzar su relación con el mundo.