Pasó de nuevo. Un docente que en mayo fue designado y rechazado por una comunidad educativa al conocer sus expresiones misóginas, negacionistas y discriminatorias volvió a ser nombrado como director de una escuela primaria porteña. Las familias exigen explicaciones y reclaman su desplazamiento hasta tanto haya respuestas. El Ministerio de Educación de la Ciudad dice que se accede por puntaje al cargo y que no hay herramientas legales para impedirlo.

Gustavo Albónico fue nombrado en mayo último director de la Escuela Manuel Dorrego (N°6 DE 10). Al buscar su nombre en Google, las familias se toparon con sus publicaciones en redes sociales. Por caso, con el hashtag #AbranLasEscuelas –en pleno debate por la presencialidad en pandemia- compartía una foto de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). También vieron que celebraba un video donde alguien le disparaba por la espalda a un presunto delincuente. O compartía chistes sobre violaciones a mujeres. Esa comunidad educativa se organizó hasta visibilizar su rechazo y el docente no tomó el cargo. Pero volvió a concursar. Ahora fue designado como director en la Escuela 2 del Distrito Escolar 8, en Parque Chacabuco.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“No lo conocíamos, pero cuando nos enteramos su nombre alguien se puso a buscar quién era y nos encontramos con la sorpresa que aparecía en los medios y había sido rechazado en otra escuela por la comunidad de padres y madres. Nos parece algo totalmente descuidado que tengamos que recibir a alguien que ya fue rechazado, que ya tiene estas ideas, sin que nadie nos dé una explicación. Quiero saber qué mamá o papá de cualquier escuela y cualquier línea ideológica no se va a exaltar si ve que el director de sus hijos celebra y se ríe de estas cosas. Son posteos del año pasado, no de cuando era chico”, cuestionó Eugenia, mamá de un nene de tercer grado en esa escuela. Y preguntó: “¿Qué se hizo desde el Ministerio de Educación? ¿Esta persona siente que no tiene que dar una explicación? ¿Qué reflexión hizo sobre lo que pasó? ¿De qué manera como director va a intervenir para que las leyes sobre memoria o educación sexual integral se pongan en funcionamiento en la escuela que dirige?”

Desde la cartera que conduce Soledad Acuña respondieron que “no es una designación del Ministerio. El docente concursa y accede por mérito (puntaje) al cargo. No hay herramientas legales para impedir eso”. Sobre el antecedente, mencionaron que “él había accedido a otro cargo y decidió no tomarlo. Pero nosotros desde el Ministerio no podemos impedir que lo tome si esa es su voluntad”.

Los gremios docentes acompañaron el reclamo de las familias y se organizó un abrazo para esta tarde frente a la escuela, en Santander 1150. “Rechazamos que Gustavo Albónico tome posesión como Director de la Escuela 2 DE 8, como de cualquier otra escuela y en cualquier cargo docente; por sus manifestaciones haciendo apología a crímenes de lesa humanidad, a la violencia institucional, simbólica y violencia de género”, planteó Ademys. “Como maestrxs de la Escuela Pública, que educamos en valores democráticos y de igualdad no podemos permitir que discursos de odio formen parte de la vida institucional. Se realizó un acta y se comprometió a la supervisión a que realice el seguimiento del director”, indicó la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).

“Aparentemente le dieron algún tipo de capacitación de la Escuela de Maestros, no sabemos cuál. Pero lo más preocupante es que no hubo ni un pedido de disculpas. Cuando fue a tomar el cargo dijo a la supervisión que quería otra oportunidad, nada más. Nos parece que el pedido de disculpas tiene que ser genuino y no lo estamos viendo. Y nos preocupa que una persona así pueda estar al frente de una escuela”, dijo Natalia Militi, secretaria de Educación Primaria de UTE.

“¿Cómo aborda el Ministerio estas problemáticas? ¿Manda a estas personas y que las comunidades se la aguanten? Es raro. La comunidad merece una explicación. ¿Está haciendo alguna formación para que por lo menos pueda reflexionar? ¿O simplemente lo tenemos que aceptar y callarnos?”, se preguntaban las familias de la Escuela 2, que llevaron el reclamo a la Supervisión y analizaban qué otras medidas tomar. Cuando fue la designación anterior, frenada tras la difusión de la polémica, las familias habían hecho llegar su reclamo hasta el Inadi. “No tenemos la solución, pero nos parece que merecemos que nos expliquen, que mientras tanto se lo separe. No podemos ser el laboratorio de ensayo para ver si comprendió lo que tenía que comprender”.