Cientos de villeros de toda América Latina coparon las calles de Porto Alegre, en la noche del viernes 27, en una manifestación que pedía justicia por el asesinato de Marielle Franco, la activista feminista, concejala y villera que ese mismo viernes hubiera cumplido 39 años. La marcha estuvo también marcada por el rostro de Santiago Maldonado, en las vísperas del primer aniversario de su muerte.

La movilización fue encabezada por Mónica Benício, la pareja de Marielle, y por Sergio Maldonado, hermano de Santiago. Partió de la Casa do Gaúcho y llegó hasta la Casa de la Mujer, que funciona en un edificio tomado por mujeres que asisten a otras mujeres en situación de peligro y que velan por no ser desalojadas por el gobierno.

Al culminar la marcha, tomaron la palabra referentes villeros de cada país latinoamericano. El discurso más impactante fue el de la pareja de Marielle. “No vamos a silenciarnos ni a permitir que la población libre continúe muriendo. Nadie más va a soportar que las trabajadoras, las indígenas, las pobres, la diversidad sexual sean masacradas”, resaltó Mónica y siguió: “Entonces, estoy acá para agradecer y decir que estamos construyendo la revolución, juntos y juntas; ese era el sentimiento de Marielle. Ese era su camino, en busca de una sociedad más justa, una Latinoamérica unificada y libre de patriarcado. En esa resistencia de los pueblos, en todas partes, somos uno. Somos compañeras y compañeros”.  «