El fundador del grupo terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, fue un «buen niño» hasta que se radicalizó cuando estudiaba en Arabia Saudí, dijo su madre, Alia Ghanem, quien habló por primera vez en entrevista con el diario The Guardian.

Ghanem afirma que de pequeño, Osama era un niño muy talentoso, pero al cumplir 20 años se radicalizó, cuando estudiaba en la facultad de Economía en la Universidad Rey Abdulaziz en Yeda.

«Fue un buen niño hasta que conoció a algunas personas que le lavaron el cerebro a sus 20 y pico de años. Se les puede llamar secta. Recolectaban dinero para su causa. Siempre le decía yo que se mantuviera alejado de ellos, pero nunca me decía lo que estaba haciendo, porque me amaba mucho», dice.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La entrevista revela que alguien que tuvo una fuerte influencia sobre Bin Laden fue Abdullah Azzam, miembro del grupo terrorista Hermanos Musulmanes (proscrito en varios países, incluida Rusia) y mentor espiritual de Osama.

A principios de los años 80, Osama viajó a Afganistán para luchar contra los militares soviéticos; todos los que conocían entonces al joven, lo respetaban.

«Al principio, estábamos muy orgullosos de él. Incluso el Gobierno saudí lo trataba de una manera muy noble y respetuosa. Y luego se convirtió en Osama el muyahidín», añade el hermano de Osama, Hassan.

Hassan dijo estar muy orgulloso de Osama como su hermano mayor, «me enseñó mucho, pero no creo estar muy orgulloso de él como persona. Llegó al estrellato a escala global, pero todo fue para nada», recalca.

Osama bin Laden, fundador de la organización terrorista internacional Al Qaeda y considerado el cerebro de los atentados del 11-S en Nueva York, fue eliminado el 2 de mayo de 2011 en la ciudad pakistaní de Abbottabad en una operación organizada por EEUU.