A tres años del asesinato de Marielle Franco, concejala y activista por los derechos sociales, la lucha antirracista y la promoción de agendas feministas y LGBTQ+, será homenajeada en Buenos Aires con una placa recordatoria en la estación Río de Janeiro del subte A. La noche del 14 de marzo de 2018, al salir de un debate en la Casa das Pretas, en el centro de la ciudad carioca, el vehículo en que viajaba Marielle fue interceptado por otro auto. Marielle y su conductor, Anderson Gomes, fueron acribillados y murieron en el lugar. Un año después, en 2019, fueron arrestados dos sospechosos del asesinato: el oficial de policía retirado Ronnie Lessa y el expolicía Élcio de Queiroz, acusados por su participación en grupos paramilitares, conocidos en Río como “milicias”. La investigación concluyó que Lessa habría sido quien disparó, mientras que Queiroz habría conducido el vehículo que seguía a Marielle. Varios dirigentes de Río de Janeiro figuran como sospechosos de haber ordenado el asesinato, entre ellos el concejal Marcelo Siciliano (PHS), el exconcejal Cristiano Girão y el exdiputado Domingos Brazão, asesor apartado del Tribunal de Cuentas del Estado (TCE). En Buenos Aires, la Legislatura porteña aprobó este jueves el proyecto de resolución 2233-D-2021 presentado por María Bielli, del FdT, con 53 votos a favor y una abstención, para colocar una placa con la frase: “En memoria de Marielle Franco (1979-2018). Concejala de Río de Janeiro, defensora de los derechos humanos y de la comunidad LGBTQIA+, asesinada el 14 de marzo de 2018”.