Con el conflicto de Ucrania y la situación humanitaria en el centro de la agenda, además de llamados al multilateralismo, la ampliación de sus miembros y el reforzamiento de sus vínculos internos, se celebró este jueves en forma virtual la XIV Cumbre de los Brics, el grupo integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidió reforzar los vínculos del grupo ante las sanciones contra su economía, implementadas por las potencias occidentales en represalia por la invasión a Ucrania iniciada el pasado 24 de febrero.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Los empresarios de nuestros países están obligados a desarrollar sus actividades en condiciones difíciles, ya que los socios occidentales omiten los principios de base de la economía del mercado, del comercio libre», dijo Putin en un video dirigido a los participantes del foro económico.

El mandatario denunció «la aplicación permanente de nuevas sanciones con motivos políticos», que contradicen «el buen sentido y la lógica económica elemental».

«Solo con la base de una cooperación honesta y ventajosa para todos podremos encontrar salida a esta situación de crisis que golpea la economía mundial debido a las acciones egoístas y desconsideradas de algunos países», dijo Putin en el inicio de la cumbre virtual.

«Que los países del Brics adopten un papel de líder es hoy más necesario que nunca para elaborar una política unificadora, positiva, con el fin de crear un sistema (mundial) realmente multipolar», sostuvo en declaraciones reproducidas por la agencia de noticias AFP.

Según Putin, el grupo de naciones de economías emergentes podría contar con el apoyo de «varios países de Asia, de África y de América Latina que aspiran a llevar a cabo una política independiente».

El miércoles, al intervenir ante el foro empresarial del grupo en Moscú, Putin dijo que Rusia estaba «reorientando» sus flujos comerciales y habló sobre la necesidad de elaborar con sus socios «mecanismos alternativos de transferencias internacionales» y una «divisa internacional de reserva» para reducir la dependencia con el dólar y el euro, una aspiración de larga data del Brics que parece haberse vuelto más viable y necesaria con la guerra en Ucrania.

Apoyo a Rusia de los países miembros

Los países miembros del grupo se pronunciaron a favor de que Moscú y Kiev vuelvan a la mesa de negociaciones para solucionar el conflicto.

En esta cumbre, cuyo foco está puesto en la ampliación de sus miembros y en el desarrollo global sustentable hacia 2030, está prevista para mañana viernes la participación del presidente Alberto Fernández, entre otros líderes invitados.

En esta jornada, el grupo expresó su preocupación por la situación humanitaria en Ucrania y destacó los esfuerzos realizados por el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, varios organismos de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja para mejorarla.

El presidente chino, Xi Jinping, subrayó que el cónclave se lleva a cabo «en un momento crítico en la configuración del curso futuro de la humanidad» y agregó que los integrantes del Brics «deben actuar con un sentido de responsabilidad para brindar una fuerza positiva, estabilizadora y constructiva al mundo».

Señaló asimismo la necesidad de alentar a la comunidad internacional «a practicar el verdadero multilateralismo, defender el sistema internacional con la ONU en su centro, (…) rechazar la mentalidad de la Guerra Fría y la confrontación en bloque, oponerse a las sanciones unilaterales y el abuso».

Xi también había criticado ayer las sanciones impuestas a Rusia y apuntó contra «la expansión de las alianzas militares y la búsqueda de la propia seguridad a expensas de la seguridad de otros países», en alusión a la OTAN, la alianza militar liderada por Estados Unidos, cuya constante expansión hacia el este y su pretensión de sumar a Ucrania son señaladas como las principales causas de la invasión rusa a Ucrania.

«Abordamos la situación en Ucrania y recordamos las posiciones de nuestros países expresadas en plataformas especiales, es decir, en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas y en la Asamblea General de la ONU. Apoyamos las negociaciones entre Rusia y Ucrania», dijo la Declaración de Beijing.

Por su parte, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, reiteró la necesidad de reformar los organismos internacionales, entre ellos la ONU, para que representen el peso de los países que integran el foro.

Bolsonaro subrayó la importancia de ejecutar reformas en «el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el sistema de las Naciones Unidas, en especial el Consejo de Seguridad» y defendió que el peso creciente de las economías en vías de desarrollo debe tener «la merecida y debida representación».

Los Brics representan un factor de «estabilidad y prosperidad» y que deben contribuir para la generación de empleo y renta y el bienestar de las poblaciones de cada país, dijo Bolsonaro, que evitó mencionar aspectos concretos de las relaciones entre los miembros, como la invasión rusa a Ucrania y las sanciones de las que Moscú es objeto, y se limitó a saludar al presidente ruso diciendo que fue «muy bien recibido» cuando lo visitó en febrero en Moscú.

Bolsonaro también alabó la cooperación con China, país anfitrión del encuentro, resaltando los intercambios de experiencias durante la pandemia de Covid-19.

El bloque de economías emergentes Brics, constituido en 2009, agrupa a un 40% de la población global y representa cerca de un cuarto del PIB mundial.

Tres de sus miembros -China, India y Sudáfrica- se han abstenido de votar una resolución para condenar la invasión rusa contra Ucrania.

China e India tienen fuertes vínculos militares con Rusia y compran importantes cantidades de petróleo y gas.