Milicias parapoliciales, los sospechosos del crimen de Marielle Franco

El gobierno brasileño sospecha de los grupos parapoliciales o escuadrones de la muerte, que le disputan el narcotráfico al territorio y los negocios en las favelas de Río de Janeiro.
16 de Abril de 2018

El gobierno de Brasil anunció este lunes que la principal línea de investigación sobre el asesinato a balazos de la activista social y concejala de Río de Janeiro Marielle Franco apunta a los grupos de milicias parapoliciales.

Es la primera vez que una autoridad gubernamental cita directamente la actuación de los grupos parapoliciales en los asesinatos de Franco y su chofer, Anderson Pedro Gomes, cometido el 14 de Marzo en el centro de Río de Janeiro.

"La hipótesis más probable es la actuación de las milicias de Río de Janeiro", dijo el ministro de Seguridad brasileño, Raúl Jugnmann.

La dirigente del Partido de Socialismo y Libertad (PSOL) era una activa militante afrodescendiente por los derechos de la mujer y la quinta concejala más votada en las elecciones municipales de 2016.

Además, Franco era una reconocida socióloga feminista y líder comunitaria en Rio de Janeiro con un fuerte apoyo por parte del pueblo, quien venía denunciando la violencia policial en las favelas o la intervención militar en la seguridad pública, decretada por el actual mandatario Michel Temer en febrero de este año.

A raíz de las investigaciones sobre el homicidio, Carlos Alexander Pereira, líder comunitario de una favela y testigo clave, también fue asesinado tras declarar el lunes pasado. Se cree que su muerte podría ser un mensaje mafioso dirigido a otros testigos del caso.

Se sospecha de los grupos parapoliciales o escuadrones de la muerte, que le disputan el narcotráfico al territorio y los negocios en las favelas, porque siguieron el auto de Franco durante tres kilómetros cuando regresaba de un evento sobre mujeres negras en el centro de Río. A su vez cuatro días antes de su muerte, Franco había denunciado a la mafia policial que ejecutaba jóvenes y los colocaba en fosas comunes en las favelas de la zona oeste y norte de la ciudad.

En diálogo con la emisora radial de Brasil CBN, el ministro Jungmann negó que haya demoras en el esclarecimiento del caso, teniendo en cuenta la relación de policías corruptos con estas acciones de las milicias.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS