Más de 100 letrados que intervienen en causas por delitos de lesa humanidad en todo el país manifestaron su repudio a la reapertura de la cárcel de Campo de Mayo para alojar a represores e imputados por crímenes de la última dictadura.

“El Colectivo Nacional Mario Bosch manifiesta su repudio a tal resolución que coloca a los responsables del terrorismo de Estado en un lugar que fue Centro clandestino de Detención de compañeras/os y sitio de secuestro de desaparecidas embarazadas y de nacimiento de bebés apropiados”, señalaron en un comunicado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Detallaron allí que la prisión carece de las medidas de seguridad necesarias, ya que muchos de los detenidos “mantienen conductas de encubrimiento, conductas tendientes a la fuga y que además pueden convertirse en promotores de destrozos de elementos de prueba para la averiguación de delitos de lesa humanidad cometidos en dicha Unidad, que durante la última dictadura cívico militar se conoció como Cárcel de Encausados de Campo de Mayo”.

“Exigimos que el Ministerio de Justicia y el Ministerio Defensa den marcha atrás en la decisión, revoquen la misma y devuelvan a los genocidas detenidos a la Unidad Penitenciaria Federal donde cumplían la condena o prisión preventiva”, reclamaron y reiteraron el pedido a los jueces y tribunales de todo el país: “Solicitamos a los Jueces de Instrucción y Tribunales Orales federales de todo el país que rechacen toda decisión en ese sentido del SPF y ordenen el retiro de todo reo de lesa que haya sido llevado a la Unidad 34 en las últimas semanas.