Alicia Castro brindó una extensa entrevista al programa Siempre es Hoy que sale por Somos Radio y conducen Daniel Tognetti y Raúl Dellatorre. A lo largo de casi una hora de charla, la diplomática analizó el contexto en el cual se realizó el voto ante la ONU contra Venezuela. 

Castro confirmó que recibió una llamada del presidente Alberto Fernández. “Tuvimos un intercambio telefónico donde sí me pidió que revea mi decisión. Le dije que lamentaba mucho pero no estoy de acuerdo con la política de relaciones exteriores por lo tanto no resulta responsable de mi parte tomar mi cargo como embajadora que ha sido dilatado por la pandemia”.  Aclaró, “el gobierno no me pidió la renuncia en absoluto ni me lo sugirió por ningún canal” y dijo que hay muchas fake news en torno a su decisión. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También podés leer: «Alicia Castro renunció a ser embajadora en Rusia en rechazo a la postura del gobierno con Venezuela»

“No es que el embajador puede improvisar su política, si el gobierno actual ha decidido una política de relaciones exteriores para la región, que es la que promueve el Grupo de Lima… Yo venía protestando hace tiempo porque la Argentina no se retiraba de ese grupo. La Argentina podría haber votado con México, yo hubiera aconsejado eso si alguien me hubiera preguntado o escuchado. Desde enero nadie me ha consultado sobre nada y yo tengo una experiencia importante en la construcción del bloque regional”. 

A lo largo de la entrevista, destacó y agradeció a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner por haberla convocado en forma conjunta con el presidente a ocupar el cargo de embajadora de Rusia. “Hablé con Cristina y le adelanté mi decisión con todo el cariño y el respeto que le tengo, porque además la embajada rusa es estratégica» , afirmó. 

A su vez analizó que el voto de Argentina fue compartido por “los gobernantes que resultaron de varios golpes en la región, Añez, Temer, Bolsonaro, con esos dirigentes nosotros votamos ayer, con el Grupo de Lima», afirmó. Y explicó, «había dos resoluciones posibles para votar en el consejo de los DDHH de las Naciones Unidas. Una era la resolución 55 que entendía que podía haber violaciones de los DDHH en Venezuela, pedía que se tomara en cuenta varios puntos y proponía que se reafirmara la presencia de Bachelet en Venezuela. Expresaba además preocupación por las noticias relativas a presuntas restricción del espacio cívico inclusive los casos de detenciones arbitrarias, no ignoraba que hubiera denuncias, pero alentaba una participación democrática y respetuosa sin desconocer que pudiera haber problemas. Esta resolución fue votada por varios países, entre ellos México”.

Y aclaró, “más tarde se puso en consideración la resolución 43 promovida por el Grupo de Lima y promovida a los países europeos que no reconocen a Maduro como presidente sino a Guaidó como presidente. Esto es una afrenta a la democracia porque nosotros tenemos la ilusión de que los presidentes salgan de las urnas, sean elegidos por votos. Guaidó no tuvo un solo voto y nunca se postuló como presidente de la nación”.

Castro aclaró además que su límite fue haber votado con Reino Unido contra Venezuela, país que apoyó insistentemente la soberanía de la Argentina sobre Malvinas. “¿Votamos con los demócratas? ¿Con los carabineros reventándole los ojos a los manifestantes? ¿Con los colombianos demócratas que matan a los líderes sociales? ¿Duque demócrata?”, se preguntó. 


...

Durante la entrevista, recordó además, momentos claves de la política latinoamericana. “En el año 2002 en la cumbre iberoamericana en Canadá, Chávez fue el único mandatario que votó contra el ALCA que nos condenaba a ser proveedores de materias primas para los Estados Unidos y consumidores de trabajo. Chávez era una persona que trabajaba no sólo para Venezuela sino para beneficio de la unión de Latinoamérica y el Caribe. Tres años después de eso, en 2005 tuvimos en Mar del Plata la histórica cumbre que rechazó al Alca”, manifestó. “Ayer mientras escribí esta carta estaba recordando muy vívidamente esto. Había miles de militantes de Argentina y de la región, jóvenes y mujeres que estábamos celebrando con alegría haber recuperado nuestra soberanía y nuestra independencia económica”. 

En otro orden de cosas, Castro se refirió a la difusión de fake news por parte de los medios de comunicación. “A mí a veces me llama la atención y otras veces me indigna la discusión inventada por los medios. Los medios dicen cualquier cosa pero lo que me molesta es que los dirigentes políticos contesten esas cosas”. Y agregó, “Cristina el 18 de mayo nos despertó a todos de acompañar como vicepresidenta al presidente que ella había elegido para todos los argentinos. Aportó una enorme cantidad de votos y de energía y aportó los principios éticos y la historia de su gobierno y del gobierno de Néstor Kirchner. O lo está aportando Massa que perseguía judicialmente a Cristina y apoya a Guaidó. ¿Qué es esto de estar justificando si Cristina interviene o no interviene?”

Y finalizó, “la coherencia es una herramienta política muy poderosa”.