Los movimientos sociales que forman parte de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), anuncian y convocan, para este sábado 7 de agosto, día de San Cayetano, a una nueva movilización desde Liniers a Plaza de Mayo, esta vez, no sólo por “Tierra Techo y Trabajo” sino también por la implementación de un Salario Básico Universal, una iniciativa que pone en debate, nuevamente, la manera en la cual los estados nacionales, en este caso el Estado argentino, deberían abordar los crecientes niveles de desigualdad que atraviesan sus habitantes.

Así, en un comunicado publicado este lunes, la UTEP anticipó: “Hace 5 años los movimientos populares en los que nos organizamos los trabajadores y las trabajadoras de la economía popular sellamos una unidad histórica que se vio reflejada en la masiva marcha desde San Cayetano a Plaza de Mayo con las banderas de Tierra, Techo y Trabajo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hoy esa unidad está cristalizada en nuestro sindicato, la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular. La UTEP es una herramienta de nuevo tipo que concentra la lucha histórica de los descartados y las descartadas que creamos nuestro propio trabajo para mantener a nuestras familias y lo queremos dotar de derechos”, remarcaron.

Así, desde la UTEP adelantaron: “Este año volvemos a marchar desde San Cayetano, y en todo el país, con propuestas concretas como el Salario Básico Universal y el fortalecimiento de la economía popular, para salir mejores de la pandemia y levantar la Argentina desde abajo hacia un país con Tierra, Techo y Trabajo para todos/as”.

En este sentido, cabe mencionar que, ya en abril del año pasado, el secretario general de la UTEP, Esteban “Gringo” Castro, recordó a Tiempo que el Salario Social Complementario (SSC), alcanzado durante la administración de Cambiemos, fue un punto de partida para los movimientos sociales, pero que advirtió que, al igual que el Salario Mínimo, Vital y Móvil, el SSC quedó retrasado.

Entonces, ya en ese momento, Castro proyectaba: “Es posible llegar en algún momento a un salario universal, como plantea el Papa Francisco, incluso en Argentina, con un Estado que planifique el pleno empleo nuevamente y que incluya las tareas que hacen la economía popular: trabajos de cuidado, venta ambulante, cartoneros, recicladores urbanos, producción de la tierra teniendo en cuenta la agroecología. No estamos hablando de subsidio para quedarse en la casa. Estamos pensando un salario universal que dignifique el trabajo que nosotros ya estamos haciendo, pero que hoy no está dignificado”.

Por otra parte, más allá de los movimientos sociales, el 12 de julio pasado, el director del Banco Nación, Claudio Lozano, también planteó al Presidente Alberto Fernández, desde el espacio Unidad Popular, un proyecto de Ingreso Básico Universal. Sea como fuere, los distintos proyectos e iniciativas ya están en el radar del Gobierno y esta vez, los movimientos sociales pondrán esta demanda en la agenda que marca la calle.