La Procuración del Tesoro le pidió a la Corte que rechace el planteo de la Ciudad de Buenos Aires por la continuidad de las clases presenciales, suspendidas por decreto de necesidad y urgencia durante dos semanas ante el riesgo de colapso sanitario por el coronavirus.

Además, el organismo que reúne a los abogados del Estado sostuvo que la decisión del máximo tribunal debe incluir como parte a la provincia de Buenos Aires, puesto que lo que ocurra en el distrito metropolitano tendrá impacto en el sistema sanitario provincial.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Un eventual fallo de la Corte permitiendo la continuidad de las clases presenciales en la Ciudad “aumentaría la circulación de personas entre las jurisdicciones y por lo tanto se incrementaría la velocidad en el crecimiento de los contagios”, advirtió el escrito, firmado por el procurador del Tesoro Carlos Zannini.

El escrito, de unas 115 páginas, descarta que el DNU hubiera avanzado sobre la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires en materia de educación, puesto que no cercenó la continuidad del ciclo lectivo.

“Se adoptó una medida alternativa”, a través de la modalidad virtual para que el ciclo escolar no se viera interrumpido ante la emergencia, explicó el documento.

Como contrapartida, alertó que la suspensión temporal de las clases presenciales obedeció a la necesidad de “afrontar una situación epidemiológica sin precedentes a fin de evitar un aumento desmedido de casos que lleve un colapso sanitario y al consecuente aumento de la mortalidad”.

“La saturación del sistema de salud tiene como consecuencia directa el aumento de las cifras de mortalidad”, insistió la Procuración.

En lo específico de las clases, el documento admite tácitamente que las aulas no son un foco especialmente grave de contagio, aunque han crecido de manera exponencial los casos de niños con Covid-19.

“No fue únicamente la posibilidad de contagio que podrían haberse producido dentro de las escuelas” lo que motivó la suspensión de las clases presenciales, sino el movimiento en torno a ello: “la asistencia a dichos establecimientos genera una gran movilidad de personas en el AMBA”.

“Resulta indispensable establecer restricciones en forma focalizada y temporaria, respecto de determinadas actividades o de la circulación de personas para disminuir la velocidad en el incremento de los contagios y para prevenir la saturación de los establecimientos del sistema de salud”, enfatizó.

Pero, además, Zannini explicó que las decisiones que se tomen respecto de la Capital Federal tienen impacto directo sobre la provincia de Buenos Aires.

“Si para el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires se dejara sin efecto la medida dispuesta por el DNU, ello impactaría necesariamente en la región geográfica de la provincia de Buenos Aires”.