Tres gendarmes fueron detenidos y separados de sus cargos este jueves acusados de haber baleado por la espalda a Facundo Scalzo, un joven de 19 años que vivía en el barrio Rivadavia 2, del Bajo Flores. El  hecho, que los vecinos y organizaciones denuncian como un nuevo caso de gatillo fácil no es aislado: todos los días hay nuevas denuncian de violencia institucional en los barrios populares porteños.

“En medio de discusión entre vecinos, apareció la gendarmería, entre corridas y confusiones. Lo fusilaron de 4 tiros, 2 por la espalda y 2 en los brazos. Se estuvo esperando más de una hora a la ambulancia SAME, sin permitir que la madre y los vecinos le realicen primeros auxilios, ya que estaba vivo. Al llegar la ambulancia y llevárselo, no dejaron que la madre los acompañe, agrediéndola físicamente. Llegando al Hospital Piñero, Facu se nos fue”, contaron los vecinos y amigos en un comunicado que difundieron horas después

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El breve relato reconstruye lo que pasó el miércoles a la tarde en el Bajo Flores, cuando el joven de 19 años fue asesinado.

Tras el reclamo de la familia y los vecinos, el Ministerio de Seguridad de la Nación dispuso la inmediata separación del cargo de los gendarmes mientras se realiza la investigación y horas después fueron detenidos.

“Reconocemos el accionar que se ha tomado al detener preventivamente a los gendarmes. Venimos de un Gobierno que apoyaba a responsables de crímenes contra la ciudadanía, una ex Ministra de seguridad, Patricia Bullrich, que defendía y apoyaba la mano dura y el gatillo fácil”, destacaron más tarde desde el barrio.

El asesinato de Facundo generó una reacción en cadena de organizaciones que trabajan desde hace muchos años en el Bajo Flores, para denunciar el hecho y reclamar justicia. Desde la parroquia del barrio, el Comité de Crisis del Bajo Flores, el Observatorio de Derechos Humanos Comuna 7 y los docentes, a través de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)

Los docentes del barrio además denunciaron el aumento de casos de violencia institucional de las fuerzas de seguridad desde el comienzo de la cuarentena y destacaron que hay una nueva denuncia por día en los barrios populares. “En la cuarentena se han denunciado un caso por día de violencia institucional, atacando a lxs pibxs de los barrios más humildes. No podemos permitir este tipo de situaciones y la violación de los derechos de nuestrxs pibxs”, señalaron desde la Escuela 3 del Distrito 19, del Bajo Flores.