El gobierno nacional vio allanado el camino de avanzar con las restricciones sanitarias tras la reunión que mantuvo este martes con funcionarios porteños y bonaerenses. El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta tomó nota de la preocupación social por la escalada de casos, pero también de muertes, en esta segunda ola. Desde Casa Rosada aseguraron que fue el gobierno nacional el que le puso límites a los funcionarios porteños. Pero desde ciudad aseguran que fueron proactivos y no esquivos en el pedido de más medidas. 

Santiago Cafiero y Carla Vizzotti comenzaron otra vez la ronda de consultas con los jefes de gabinete y los ministros de salud de Ciudad y Provincia, ritual previo al encuentro que mantiene el presidente Alberto Fernández con gobernadores y que termina con el anuncio de nuevas medidas al finalizar el plazo del actual DNU. Esta vez, la discusión parlamentaria de la ley sanitaria es el escenario de fondo, por lo que cualquier decisión de los mandatarios locales podrá verse replicada en los votos de los legisladores.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Fuentes de jefatura señalaron a Tiempo que fue una «reunión tensa». “Esto no da para más», dijo Cafiero y, según fuentes oficiales, todos coincidieron en la gravedad de la situación. Por lo pronto, acordaron darse 24 horas para impulsar nuevas propuestas con mayores restricciones.

Según contaron fuentes del gabinete, la Casa Rosada está presionando para que las jurisdicciones tomen más medidas de control y de restricción de la circulación. En la Gobierno Nacional confirmaron que “se está hablando en esta misma línea y con este mismo tono con todos los gobernadores”. Muchos de ellos ya anticiparon que van a tomar nuevas medidas de restricción, y ponían de ejemplo al santafesino Omar Perotti. 

«Por ahora la idea es renovar el viernes el DNU presidencial con los parámetros epidemiológicos del proyecto de ley que está en el Congreso Nacional». aseguraron voceros. Cafiero les planteó que no hay mas margen para seguir dilatando medidas restrictivas a los funcionarios porteños. 

Sin embargo, la lectura de Ciudad es otra. “Estamos empujando más restricciones. No hay definiciones del alcance que tendrán”, confirmaron fuentes porteñas a Tiempo Argentino luego del encuentro al que concurrieron Felipe Miguel y Fernán Quirós. Sin embargo, trascendió que sí se evaluó que los alumnos de primaria puedan cursar desde sus casas y evitar más la circulación de personas. Los estudiantes de secundaria ya cursan de modo virtual desde hace dos semanas. En las conferencias de prensa matutinas de esta semana, el ministro porteño fue el elegido para comunicar la preocupación de su gobierno ante la escalada de casos.

Larreta da vuelta así su estrategia confrontativa, cuando judicializó la presencialidad escolar  ante la Corte Suprema, mientras los casos no dejaron de subir. Ante los números, que este martes volvieron a ser récord, el jefe de gobierno porteño evalúa el volantazo en la estrategia sanitaria. Y fue el propio presidente el que se lo recordó. Este martes, en una entrevista en Radio 10, Alberto Fernández, lamentó que el mandatario porteño, y otros gobernadores provinciales que en los últimos días pidieron medidas más fuertes, hayan perdido tanto tiempo. “Me criticaron, me llevaron a la Corte y le hicieron decir a la Corte que lo que ellos querían. ¿Y quién tenía razón?”. “Yo siempre le pregunto a Horacio si en el colegio no hay contagios, si en los bares no hay contagios, si en los restaurantes no hay contagios y si en los cines no hay contagios, ¿dónde se contagia la gente?”, recordó.

Por su parte, Daniel Gollán y Carlos Bianco ya habían advertido su preocupación por los números, a la vez que aclararon que no pretenden volver a fase 1, primera época de la cuarentena que quedó grabada en el recuerdo colectivo. Alberto también habló en ese sentido: “Es un problema sociológico. No lo resistiríamos”.