El presidente Mauricio Macri clausuró este jueves un encuentro del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires en el que reiteró sus críticas a la procuradora Alejandra Gils Carbó y señaló que el gobierno investigará a los jueces «amigos» del ex ministro Julio De Vido, responsable de la obra pública en el país entre el 2003 y el 2015.

«Producto de de la inacción de la procuradora, somos uno de los tres países que no firmaron acuerdo para ir a tomarle declaración» a los miembros de la constructora Odebrecht vinculados al pago de coimas, protestó el presidente ante los abogados que participaban del encuentro «Diálogos por la Argentina. Transparencia y desarrollo».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Qué se diga a quién le pagó pero tenemos una procuradora que tira continuamente cortinas de humo», continuó el presidente y remarcó que «la justicia y la política está en deuda con la gente”.

Macri asistió al encuentro de la tradicional asociación de abogados del país para conmemorar los 104 años de la entidad y se prestó a una entrevista pública que le realizaron los periodistas José del Río, próximo secretario general del diario La Nación, y el editor de Clarín Julio Blanck.
Ahondando en el tema del funcionamiento de la justicia y la transparencia del sistema político, el presidente advirtió: «Si el señor (Julio) De Vido tiene amigos en la justicia federal, cuidado, porque vamos a investigar a esos jueces y si no nos representan vamos a nombrar otros».

Macri fue aplaudido en el inicio de pie y largamente por los abogados que asistieron a la jornada en la Bolsa de Comercio y que lo escucharon decir, sobre los conflictos de intereses de funcionarios, que «es la primera vez que mucha gente del sector privado se ha volcado al sector público, con un enorme perjuicio económico para ellos, pero que se volcó a un servicio patriótico».

Sobre la economía recordó que «la inflación está bajando, todavía no a un dígito, pero vamos a llegar a un dígito, si dios quiere, en el 2019» y anticipó que «necesitamos acumular años de crecimiento para que esto decante» en bonanza económica.

En un tramo de la entrevista, Blanck le preguntó si había tomado algo de la doctrina del peronismo para aplicarla en Cambiemos. «Ya lo hice», respondió el presidente sonriendo y agregó una definición de postura histórica cuando dijo que «el último Perón (1973-1974) fue un Perón sabio. Tuvimos mala suerte con la salud».