“Si tiene que correr sangre, va a correr sangre”, gritó Julio Petersen, presidente de la Asociación de Productores de Zona Norte, luego de ser reprimido en el intento de ingresar junto a productores y tareferos al Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) el miércoles por la mañana.

Los representantes de productores y tareferos denuncian que “no se han cumplido las promesas” que iban a solucionar los reclamos que llevaron hace unas semanas a la Plaza de Mayo en lo que conoció como el yerbatazo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De esta manera, los yerbateros volvieron a hacer sentir su disconformidad en Posadas y eligieron nuevamente al INYM como escenario para manifestar su reclamo por los incumplimientos de los industriales.

Desde hace más de un año los productores denuncian públicamente, y lo hicieron en la Plaza Mayo hace unas semanas, que los molineros pagan por el kilo de hoja verde entre 2,50 y 3,50 pesos cuando el precio oficial de 5,10 y que además esos pagos se concretan con cheques diferidos a plazos de hasta 10 meses.

Representantes de los productores viajaron a la Ciudad de Buenos Aires donde serán recibidos por diputados nacionales a quienes expondrán la problemática.