El sindicato de la carne resolvió un paro nacional de 24 horas para el próximo lunes con el propósito de repudiar la violenta represión que sufrieron los trabajadores del frigorífico Penta el pasado jueves. Se trata de una actividad incluida dentro de los servicios esenciales que quedan excentos del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio.

Los obreros de Penta protestaban en la puerta de la planta ubicada en la localidad bonaerense de Quilmes denunciando el lock out que la patronal dictaminó desde el 18 de marzo con el propósito expreso de reclamar el desplazamiento de una nueva comisión interna de delegados electa en diciembre de 2019. La medida afecta 240 puestos de trabajo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La planta es propiedad de Ricardo Bruzzese quien, a la vez, preside la Cámara empresaria del sector (CADIF). Los delegados denunciaron la violación de la conciliación obligatoria y aseguraron que se trata de un cierre que no responde a ninguna crisis económica toda vez que toda la faena fue derivada a otras plantas propiedad del mismo empresario.

Gabriel Vallejos, secretario general del sindicato Fesitcara confirmó a Tiempo que “el grupo Penta opera con tres plantas. No venían metiendo aportes ni cumpliendo con el decreto de los $ 4 mil. Por eso hubo un reclamo de la comisión interna, que ni siquiera llegó a medida de fuerza, y la empresa decidió no dejar entrar a los operarios con la condición de que los delegados y otros 20 compañeros renunciaran”.

El dirigente sindical explicó que “son 240 familias a las que les deben la segunda quincena de marzo y, como no hicieron los aportes, están sin cobertura de salud en medio de la pandemia”

Sobre el saldo de la represión, Vallejos explicó que “tenemos heridos de bala de goma y palazos y un herido grave que estuvo internado en el hospital de Rafael Calzada”.

Luego de la feroz represión, ocurrida en medio de la cuarentena y desatada contra 240 obreros despedidos, las miradas se posaron en el gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kiciloff y el ministro de seguridad Sergio Berni.

Sin embargo, desde la cartera de seguridad emitieron un comunicado en el que aclaran que los policías “no tenían orden de reprimir porque los trabajadores están reclamando su quincena y no se cumplió lo que ordenamos”.

En el mismo comunicado anunciaron la decisión del ministro de Seguridad de “desafectar a los policías por los hechos ocurridos esta tarde en el frigorífico Penta, ubicado en el partido de Quilmes, donde la policía dispersó a los empleados que se manifestaban en el marco de la cuarentena donde habían ido a reclamar por su trabajo”.

El dirigente del sindicato de la carne, Vallejos, explicó que “nadie lo tiene bien en claro, tengo entendido que se cortaron solos desde la comisaría. Nosotros estuvimos con la intendenta Mayra Mendoza y se acercaron del ministerio de Trabajo nacional y provincial. No creo que haya venido la orden de la provincia”.