Arrancó la campaña y el oficialismo pondrá todo el esfuerzo en ir a buscar a quienes no fueron a votar en las elecciones del 12 de septiembre. Los números que miran en distritos clave del Gran Buenos Aires GBA.

Las PASO se caracterizaron por su bajo nivel de participación. A nivel provincial, la concurrencia fue del 68,29% en la provincia, cuando en la elección primaria de 2019 había sido del 78% y, en la de 2017, del 77%. Esos 10 puntos de ausentismo se replican, en promedio, en la mayoría de los distritos del Conurbano. El oficialismo saldrá en busca de esos votantes, en especial en la Primera y la Tercera sección electoral, las de mayor volumen.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La Primera Sección Electoral tiene 4.467.004 electores habilitados para votar. Fueron a votar 3.050.024, el 68,26% del padrón total. La boleta de Victoria Tolosa Paz para diputados nacionales obtuvo en esa sección 1.002.333 de votos, mientras que las de Diego Santilli y Facundo Manes consiguieron 1.135.040 sufragios y se alzaron con la victoria.

En San Martín, el nivel de participación fue del 68%. Esto significa que, de un padrón de 337.058 mil vecinos en condiciones de votar, sólo ejercieron su derecho en las primarias poco más de 230 mil. En el distrito del ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, el oficialismo perdió. Sacó 75.521 votos contra los 86.076 que sacaron “Juntos” y “Dar el Paso”.

En Merlo, el municipio que conduce el intendente Gustavo Menéndez, fue a votar el 64% de un padrón de 411.463 inscriptos, es decir, 265.894 personas. En 2019 había concurrido el 78% es decir un 14% más. El oficialismo ganó por 104.459 votos frente a 66.986 de Cambiemos, pero justamente debido a la baja participación analizan que hay un margen importante para crecer el 14 de noviembre.

En Moreno, en tanto, la concurrencia fue del 67%. Dos años atrás, había sido del 79%. Este municipio, que dirige Mariel Fernández, tiene 348.548 electores en condiciones de sufragar, pero el 12 de septiembre sólo fueron a votar poco más de 235 mil. En la categoría diputados nacionales, el Frente de Todos le ganó por 85.224 votos a Juntos por el Cambio que obtuvo 64.073.

Hasta en José C. Paz, donde el Frente de Todos arrasó, también hubo muy baja concurrencia a votar. De un padrón de 221.518 paceños habilitados, sólo sufragaron 143.220, es decir, el 64%. En el pago comandado por Mario Ishii, la boleta de Tolosa Paz sacó casi el doble que sus rivales. El conteo del escrutinio definitivo terminó 63.923 a 33.958 votos.

Con el 67% de participación, el distrito de Tigretambién entra en la media de ausentismo. Tiene un padrón de 315.658 pero sólo fueron a votar algo más de 212 mil tigrenses. Es decir que hay cien mil que decidieron no participar en septiembre. En el pago chico del titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el oficialismo cayó por 6 puntos frente a Cambiemos. Santilli y Manes juntaron 79.408 votos, doce mil votos más que Tolosa Paz, que llegó a 67.200 en el escrutinio definitivo.

La Tercera Sección electoral fue la única de las ocho secciones en la que ganó el Frente de Todos. Allí el promedio de participación fue del 69%, un 10% menos que en las elecciones del 11 de agosto de 2019. Pese a triunfar, el Frente de Todos se desplomó en número de votos en comparación con 2019. Hace dos año obtuvo 1.943.371 sufragios en la categoría diputado nacional y Cambiemos sacó 835.112. El 12 de septiembre pasado, el oficialismo cosechó 1.201.317 votos, unos 742 mil votos menos que hace dos años, mientras que la oposición sacó 938.974 y creció en 100 mil votos.

La Matanza es el ejemplo más claro de la fuga que sufrió el oficialismo. El distrito de mayor volumen electoral de la provincia registró un nivel de ausentismo del 12% respecto de 2019. En septiembre fueron a sufragar poco más de 693 mil vecinos, el 67% de los 1.023.901 electores empadronados. El FdT se impuso con 301 mil votos contra 175 mil de la oposición. Sin embargo, en el camino perdió 187.520 votos.

En Lomas de Zamora sufragó el 70% de los 501.436 electores en condiciones de sufragar. Si bien la marca es más alta que el promedio seccional, implica un 8% menos de participación que en 2019. Hay 150 mil lomenses que no participaron de las PASO. En el distrito que conducía hasta hace diez días Martín Insaurralde, flamante jefe de Gabinete bonaerense, la boleta del FdT obtuvo 139.803 votos, 72 mil menos que en las primarias anteriores. La oposición sacó 109.594 sufragios,
12 mil más que en la última elección.

En Almirante Brown votó el 69% de los 443.724 empadronados. En las primarias de hace 2 años, lo había hecho el 80%. El domingo 12 de septiembre concurrieron a las urnas poco más de 306 mil vecinos, contra los 349 mil que fueron en 2019. La boleta de FdT -en la que el intendente Mariano Cascallares compite como diputado provincial-  obtuvo 126.967 votos y las dos listas de JxC 84.197 sufragios, según los números finales que se conocieron esta semana.

En Avellanedael ausentismo fue menor que la media. El 70% de los 287.737 anotados fue al cuarto oscuro, pero la participación cayó 9%. En total sufragaron 202 mil personas. En el municipio del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, el oficialismo ganó con 78 mil votos y le sacó 10 mil votos de diferencia a Cambiemos.

En Quilmes, donde el gobierno perdió, hay 466 mil electores en condiciones de votar. En septiembre, 141 mil no fueron a las urnas. Hacia ellos apuntan ahora en el oficialismo, cuya boleta cayó por 21 mil votos frente a las de Santilli y Manes.