La presidenta de AySA Malena Galmarini estuvo acompañada por el intendente de Tigre, Julio Zamora, los precandidatos de la lista local, concejales del Frente de Todos, y referentes partidarios.  Fue en el marco de la inauguración de una red de agua potable para más de 1.600 vecinas y vecinos del barrio El Arco de Benavídez, en Tigre.

Las autoridades celebraron mediante un brindis simbólico con vecinos y vecinas la llegada del servicio de agua potable al barrio junto a Gisela Zamora y “Toto” Fernández Miranda, primera precandidata a concejal y segundo precandidato respectivamente.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al finalizar la recorrida, Malena Galmarini declaró “que sean mis vecinos de Tigre quienes se alegran y emocionan con la llegada del agua a sus casas, me causa profunda emoción. Cuando el 14 de diciembre de 2019 Alberto Fernández y Gabriel Katopodis pensaron en mí para AySA y me dieron este desafío de llevar agua y cloacas, por supuesto que primero pensé en mis vecinas y vecinos”.

Por su parte julio Zamora expresó “estamos muy contentos que el Barrio El Arco de Benavídez ya se pueda conectar a la red de agua corriente de AySA. Este es un barrio que siempre tuvo muchos reclamos por contaminación de napas, y que el Estado Nacional, a través del presidente, y de Malena como presidenta de AySA, hayan podido incluir a una gran cantidad de vecinos, para la comunidad de Tigre es muy importante”.

La obra consistió en la colocación de más de 4.100 metros de cañería y estuvo incluida en el Plan de reactivación de obras impulsado por la gestión de Malena Galmarini. La instalación de la red secundaria de agua se dió en el marco del Plan A+T y fue realizada por la cooperativa de trabajo “Nietos de Tigre LTDA”.

Miriam, una vecina de 58 años, celebró la llegada del servicio y expresó “nací en este barrio y todo progreso es muy importante y bienvenido. Por eso estamos muy contentos por la salud y la higiene. Con sólo abrir la canilla, ya podés desinfectar todo”. Ana María, otra vecina de la zona, explicó “vivo acá hace más de 30 años y Malena siempre estuvo cerca de nosotros. Esto es un avance muy grande para nosotros en el barrio. Antes, por seguridad comprábamos el agua embotellada para los más chicos”.

Galmarini fue contundente: “tenemos 51 obras en Tigre tanto de agua como de cloaca. Además, vamos a comenzar con la licitación del colector norte que va desde Dique Luján hasta Troncos del Talar, y con eso vamos a poder conectar a un montón de vecinas y vecinos. Es lo que necesitan los argentinos. Estamos en un proceso muy difícil de nuestro país y hay que salir de la pandemia. Veníamos de una situación crítica económicamente y la obra pública es un gran motor para salir adelante”.