El gobierno estableció que al menos el uno por ciento de los cargos del ámbito público nacional deberán ser ocupados “por personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad necesarias”, lo que fue celebrado por activistas y funcionarias que dijeron que se trata de “un día histórico” y lo calificaron como un reconocimiento del Estado frente “a tantos años de exclusión, discriminación y persecución”.

La medida, que fue tomada mediante el Decreto 721/2020 publicado en el Boletín Oficial, establece que abarca a cualquiera de las modalidades de contratación vigentes en el Estado. “Se trata de un hecho histórico que busca reparar esa desigualdad estructural que hemos vivido la población travesti trans a lo largo de los años y que nos ha excluido del ámbito laboral”, señaló a Tiempo Argentino Alba Rueda, subsecretaria de Políticas de Diversidad del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad (MMGyD) e histórica activista trans.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También podés leer: El gobierno nacional creó el cupo laboral trans en el sector público

La medida, según la funcionaria, garantiza oportunidades reales de acceso al empleo, integralidad de derechos como obra social y aportes jubilatorios.

“Esto viene de una lucha histórica de las organizaciones sociales de las activistas trans, de Diana Sacayán, principalmente con la ley que tiene como antecedente la ley del cupo trans en la provincia de Buenos Aires en el año 2015”, afirma Rueda. “Desde el momento en que se creó el Ministerio de las Mujeres era y es nuestra prioridad tener políticas públicas atravesadas por la perspectiva de género y diversidad, pero no en un sentido abstracto si no abordando las cuestiones que hacen a la desigualdad estructural que vive nuestra sociedad a partir de las violencias, a partir de la exclusión y de la discriminación”, desarrolla la subsecretaria.

Para esto, desde el ministerio se está trabajando en forma conjunta hace varios meses, en lograr una articulación real que impacte en las políticas púbicas. “Desde ese lugar vinimos trabajando arduamente en mejorar este decreto que significa el acceso al empleo pero también considera dos aspectos fundamentales: la terminabilidad educativa y la formación laboral de las personas trans”, destaca Rueda. “A su vez también se puede considerar el aspecto de la actualización de la información de la normativa en los recursos humanos para que esta inclusión sea un espacio libre de discriminación y violencia” afirma. En ese sentido, el trabajo se realizó en coordinación con INADI y los ministerios de Educación y Trabajo. “Es una mesa amplia para tener una política pública robusta que resguarde el acceso real y efectivo a las personas trans así como también implica este abordaje fuera de la estigmatización o discriminación de nuestras compañeras dentro de la administración pública nacional”.  

También podés leer: Alba Rueda: “La emergencia se hizo explícita por las cadenas de violencias históricas”

El decreto tiene ahora una etapa de reglamentación en las áreas legales de los ministerios, además de un registro de personas travestis, transexuales y transgénero que aspiren trabajar en el sector público. Esto requiere un plan integral profundo y articulado. “Tenemos un camino arduo pero muy concreto para llevar adelante esta implementación y es el trabajo que se inicia a través de la creación de este decreto”, afirma Alba.

El Congreso venía trabajando con algunos proyectos vinculados al cupo trans. “Nosotros slo hacemos dentro del ejecutivo y esperamos que la ley se pueda habilitar, aunque sabemos que hay espacios resistentes. Necesitamos una normativa que asegure que en los tres poderes del Estado exista una ley de cupo trans e involucre un espacio de trabajo y posición del Estado respecto a la desigualdad. Esa ley será un espacio de acuerdos entre los proyectos que hay pero esta iniciativa da el fortalecimiento e impulso para resguardar el derecho de las personas trans. Este es un paso fundamental para las luchas sociales y esperamos un eco importante”, puntualiza.

Alba Rueda fue desde sus años de militancia impulsora de esta lucha histórica del colectivo travesti trans. “Me llena de orgullo ser parte de un gobierno que toma como medida directriz la rectoría de las políticas públicas que esa vulnerabilidad está atravesada por la variable de género y diversidad”, cuenta Alba Rueda.

“Soy de una generación donde realmente no existía la oportunidad laboral para nosotras y el destino era una esquina. Hoy hablar de cupo trans es hablar de un derecho para todes. Nuestras sociedades ya son diversas y hace falta que esa diversidad sea resguardada en los derechos al empleo, los derechos humanos me llenan de orgullo y alegría porque me conecta con nuestra historia de exclusiones y me conecta con una lucha histórica con Diana Sacayán, Lohana Berkins, Nadia Echazú, esta semana murió César Cigliutti nuestro compañero de la CHA que nos enseñó a militar hasta el último día. Es una diversidad de la que me siento orgullosa pero también reivindicando mi derecho a la disidencia y esto es un paso fundamental para nuestra democracia”, finalizó.

La Provincia celebra

La ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Estela Díaz, celebró hoy la decisión del presidente Alberto Fernández de establecer el Cupo Laboral Travesti Trans en el sector público nacional.

“Recibimos con enorme alegría esta decisión”, expresó Díaz en un comunicado y analizó que “va completando el plano de los derechos en este caso con las medidas de promoción de acceso al trabajo en una población históricamente tan vulnerada”.

Díaz sostuvo que “en la provincia de Buenos Aires la Ley de Cupo Laboral está reglamentada”, detalló que se creó “la comisión mixta para su cumplimiento y estamos implementando un programa para el acceso real al empleo, la permanencia y la formación laboral”.

Luego, la Ministra recordó que la impulsora de la Ley de Cupo Laboral Trans en la provincia de Buenos Aires fue Diana Sacayán, una de las principales activistas de la lucha por el reconocimiento y la inclusión social del colectivo travesti en Argentina, y planteó que su memoria “continúa presente en todas y cada una de estas conquistas”.

“Hoy es un día un poquito menos injusto gracias a esta decisión tan importante para una población tan castigada históricamente”, finalizó Díaz.