La imagen impacta: miles y miles de peces muertos, acumulados contra una orilla del humedal del río Paraná, que padece las consecuencias de una bajante histórica. Por el calor extremo y la sequía, también se registró una gran mortandad de tortugas en la cuenca.

Las imágenes fueron difundidas por la organización ambientalista El Paraná no se toca. «Después de más de dos años de esta bajante extrema, la mayoría de las lagunas del humedal se secaron», alertaron desde ese espacio, junto a las fotos tomadas este miércoles.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Solo unas pocas conservan algo de agua, después de meses de encierro y ahora con las altas temperaturas fue un cóctel mortal para los peces que sobrevivían en ellas”, lamentaron. Las imágenes corresponden a una laguna isla adentro a la altura de Rosario. Los ambientalistas afirmaron que “hay cientos más a lo largo de todo el delta, millones de peces muertos lejos de la vista de la mayoría de nosotros”. Por eso, cuestionaron que “mientras tanto Santa Fe y Entre Ríos durante los años 2020 y 21 siguieron habilitando cupos de exportación de peces del Paraná”. Y se preguntaron: “¿Durante este 2022 que tendrán pensado hacer?”

Los peces no son los únicos animales afectados. Flamencos y tortugas también padecen la pérdida de lagunas por las sequías del Litoral. Las bajantes récord en los espejos de agua de Juan de Garay, Añapiré y Paiva, en Santa Fe, tienen consecuencias drásticas para la fauna local.

“Acá, en las islas frente a Rosario, la mortandad de tortugas fue una muerte silenciosa, que pasó desapercibida para el común de la gente”, dijo a la agencia Télam Pablo Cantador, de El Paraná no se toca, y destacó que en las islas dentro del humedal “en las pocas lagunas que han quedado y que tienen todavía algo de agua, hay miles de peces muertos flotando. En el caso de las tortugas, la mortandad ya viene desde el año pasado”. Agregó que «ahora, al secarse los últimos espejos de agua, por la falta de lluvia, bajante del río, y las altas temperaturas, murieron todas las tortugas. Los lugareños, describen a la situación como alarmante”.