El Banco Mundial aceptó analizar el reclamo presentado días atrás por vecinas y vecinos porteños que se oponen al avance de un arroyo, al que denominan «artificial», en el Parque Saavedra, propuesto por el Gobierno de la Ciudad a espaldas de los frentistas. Los trabajos se llevarán adelante con el financiamiento de este organismo internacional que ahora se comprometió a abrir una ventana de 45 días para “llegar a una solución aceptable que incluya las inquietudes planteadas”, según se desprende de la respuesta formal del Servicio de Atención a Reclamos de la entidad internacional.

En este conflicto se cruzan dos espacios verdes y un mismo problema: qué hacer con el agua. El Parque Saavedra y el Parque Sarmiento quedan a pocas cuadras de distancia. Además, el primero de ellos es mucho más pequeño que el segundo. En el Sarmiento estaba previsto la realización de un reservorio de agua para mitigar las inundaciones en la región. Sin embargo, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, cambió de planes y se empecinó en realizar los trabajos en el Parque Saavedra, a pesar de la resistencia vecinal y expertos en la materia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por esta razón, los habitantes de la zona presentaron hace unas semanas un reclamo al Banco Mundial ya que se trata de “una vía institucional para personas y comunidades que creen que algún proyecto financiado por el organismo les ha causado o es probable que les cause daños ambientales o de naturaleza social para plantear sus inquietudes directamente a la Gerencia del Banco Mundial”. Plantearon su “rechazo generalizado” dado que que la propuesta oficial “no considera, como prioridad, la prevención de inundaciones”. El pedido alude alude a la obra oficial que está enmarcada dentro del Plan Hidráulico de CABA, que obtuvo financiamiento del Banco Mundial.

El cuestionado proyecto denominado “Regeneración del Arroyo Medrano en el Parque Saavedra” se financiará con parte de un fondo de 200 millones de dólares otorgados por el organismo internacional a modo de “Asistencia a la Gestión de Riesgo de Inundaciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Esta obra impuesta por el gobierno porteño contempla la afectación de una superficie de 38.600 metros cuadrados del espacio verde ubicado entre las calles Pinto, García del Río, Vilela y Melián. En concreto, un zanjón de unos 70 centímetros de profundidad mantendría agua permanente de las napas y a su vez, haría las veces de contención durante las lluvias. Por otra parte, los funcionarios habían adelantado que no se desentubaría el Medrano, que pasa por debajo.

En el planteo al Banco Mundial, los vecinos explicaron que esta obra había sido rechazada “por votación mayoritaria por la Junta Comunal Distrital de la Ciudad de Buenos Aires (Comuna 12), ámbito público de gestión política y administrativa electo democráticamente claramente incumbente en relación a este tema” al estimar que “no considera como prioridad la prevención de inundaciones, no contempla impactos relativos ambientales y sociales, y resultaría una utilización irracional del financiamiento para la obra brindado por vuestra institución”.

Los frentistas solicitaron entonces un redireccionamiento de los recursos para que se aboquen de manera prioritaria a “la realización del denominado Reservorio 2 en terrenos ya definidos en el cercano, amplio y mucho más propicio Parque Sarmiento (en terrenos de un exdrive de Golf) en el trayecto del arroyo Medrano, incluido en el Plan Director de Ordenamiento Hidráulico de 2006”.

En este punto, diferentes organizaciones barriales y referentes de partidos políticos de la oposición indicaron que “el Proyecto Reservorio Parque Sarmiento (2) ha sido llamativamente marginado, pese a haber sido considerado estratégico por el subsecretario de Transporte y Obras Públicas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Ing. Marcelo Palacio, ante la Legislatura de la Ciudad de Buenos”, según una de sus exposiciones en el recinto durante la pandemia.

Los denunciantes aducen que el cambio de planes del gobierno porteño se debe a otros intereses y no responde ni a cuestiones ambientales ni de ingeniería. “Los terrenos previstos para el reservorio preventivo Sarmiento 2 han sido cedidos ahora a un club deportivo privado, Belgrano Athletic Club, no conociéndose motivos que justificaran tal decisión y la anulación de la realización de la obra planteada muy recientemente como inminente en el lugar”, precisaron en el reclamo enviado al Banco Mundial, firmado por el presidente de la Asociación Vecinal y Biblioteca Popular Cornelio Saavedra, Jorge Marchini, quien le explicó Tiempo que “la obra original cubriría una superficie mucho mayor, de 200.000 metros cúbicos, sería más barata, tendría mayor impacto sobre las inundaciones de Barrio Mitre y no se alteraría el Parque Saavedra de tanto uso”.

Ahora se abre la “fase inicial de búsqueda de solución” durante 45 días que se podría extender “con el interés de encontrar una solución que sea aceptable para todas las partes involucradas”.  Durante esta fase, el Servicio de Atención a Reclamos del organismo internacional remitirá “las cuestiones planteadas al equipo del Banco Mundial para el seguimiento y la preparación de la respuesta pertinente” y “permanece disponible en enviar sus opiniones o cualquier actualización relacionada con el caso”.