A más de un año  de iniciada una causa legal para que todas las villas de la Ciudad de Buenos Aires tengan acceso a la conexión internet para poder sostener el vínculo pedagógico, la Justicia porteña falló a favor del ejecutivo porteño y nuevamente miles de niñas, niños y adolescentes, no podrán contar con esta herramienta fundamental para poder acceder a la educación. En mayo de 2020, la ONG Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia – ACIJ demandó al Gobierno porteño con el objetivo de exigir un adecuado acceso a internet en las villas porteñas para garantizar los derechos de quienes las habitan en condiciones de igualdad.

En el marco de las restricciones sanitarias vigentes y teniendo en cuenta la brecha digital entre la ciudad formal y los barrios populares, en enero de este ACIJ solicitó una medida cautelar, que debía resolverse de manera urgente. En la cautelar  se pidió  que se establezcan protocolos y  aseguren conectividad y dispositivos adecuados para que las y los estudiantes en situación de vulnerabilidad de la Ciudad exceptuados de presencialidad por pertenecer a grupos de riesgo, o por condiciones especiales de sus familiares, puedan acceder a su derecho a la educación pública.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Juzgado de Primera Instancia Nº14 rechazó la medida cautelar solicitada en una sentencia sin fundamentar adecuadamente la decisión adoptada. Esto afecta directamente el derecho a la educación de niñas y niños sin acceso a conectividad y sin clases presenciales y continúa dilatando medidas urgentes que el Estado en su conjunto debe adoptar para resguardar los derechos fundamentales de las poblaciones más desaventajadas.

La causa judicial se inició ante las medidas de aislamiento dispuestas por la pandemia, con el objetivo de exigir un adecuado acceso a internet en las villas porteñas para garantizar los derechos de quienes las habitan en condiciones de igualdad. Si bien en primera instancia el fallo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 2 de CABA, a cargo del juez Roberto Andrés Gallardo, ordenó acciones en este sentido, a partir de la apelación del GCBA la Cámara dio marcha atrás y suspendió, casi en su totalidad, lo resuelto.

Desde ACIJ, destacan que “en la Ciudad de Buenos Aires,  miles estudiantes llevan a la fecha más de 19 meses sin clases por no contar con conexión a internet y/o un dispositivo tecnológico adecuado. Esto significa que se afecta el derecho a la educación de un colectivo especialmente vulnerable, pero también implica barreras para el acceso a otros derechos y tratos discriminatorios”

Por último, la ONG advierte que “ante la situación actual, es preciso que las autoridades, tanto del Poder Judicial como del Poder Ejecutivo, reconozcan que aún hoy persisten diversas modalidades de educación no presencial y garanticen conectividad y dispositivos para quienes deben continuar su trayectoria educativa desde sus hogares”.