Los venezolanos siguen votando más de tres horas después de que estuviera previsto el cierre de los colegios electorales. Por supuesto que el oficielismo y la oposición salen con virulencia a plantear miradas muy antagónicas, en medio de una tensión muy grande que se viven en las calles del país, fundamente porque se repiten las manifestación preanunciadas por el “caprilismo” para entornpecer el proceso de elección de los miembros de una nueva Asamblea Nacional Constituyente.

El gobierno justificó en retraso en e cierre de los colegios electorales a la enorme cantidad de población que estaba esperando su turno para poder votar y que tdavía no lo había podidoi hacer. “Hemos decido extender el horario de votación  y como siempre hasta que haya electores y electoras en la cola esperando ejercer el derecho al voto”, dijo la vicepresidenta del CNE, Sandra Oblitas, en un mensaje transmitido por el canal estatal Venezolana de Televisión. Oblitas aseguró que la decisión se tomó porque en horas de la tarde aumentó la concurrencia a las urnas, especialmente en las zonas en las que la jornada comenzó con hechos de violencia o amenazas de boicot.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por el contrario, el líder opositor Henrique Capriles afirmó que las elecciones convocadas por el gobierno y desconocidas por la oposición, fueron “un monumental fracaso”, y aseguró que los incidentes en la jornada provocaron 15 muertos. “No tienen gente que mostrar; el fraude constituyente fue un monumental fracaso; hoy el gobierno acelera su salida, son los grandes derrotados y se pusieron la soga al cuello”, manifestó Capriles en declaraciones divulgadas por su oficina de prensa. El gobernador del estado Miranda y ex candidato presidencial sostuvo que votaron unos tres millones de personas pero advirtió que el gobierno central afirmará que asistieron a las urnas entre ocho y 10 millones de ciudadanos.

“Todo el proceso se ha llevado con total normalidad, la gente está saliendo a ejercer su derecho al voto, el 99 por ciento de la población está participando en el proceso electoral que se desarrolla con completa calma”, aseguró la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, pasado el mediodía. Mientras, el vicepresidente Tareck El Aissami, por la mañana había asegurado: “Este proceso constituyente quedará en la historia de la democracia venezolana”, dijo por la mañana el vicepresidente Tareck El Aissami. El funcionario, en declaraciones transmitidas por el canal Globovisión, añadió que “hoy vencerá la Venezuela que quiere la paz y tranquilidad”.

Además, el canal Globovisión informaba que en la capital habían sido dispersadas varias concentraciones contrarias a la Constituyente. Algunos manifestantes intentaron cortar las calles con barricadas, pero éstas fueron tomadas por los uniformados que, según los medios, llegaron a empelar gases lacrimógenos.

Pocos minutos después, se difundían en la red social Twitter imágenes de un estallido en la zona de Altamira, en el municipio de Chacao, en el este de Caracas. Un artefacto explotó e incendió al menos siete motos de la policía en la plaza Francia de Altamira, dos de guardias del orden y otras cinco de civiles, dejando varios heridos, según informó el periódico local El Nacional.

Mientras, algunos medios de prensa europeos anunciaban en sus páginas de internet que las fuerzas de seguridad y manifestantes que protestan contra las elecciones se han enfrentado en varias ciudades y que esos enfrentamientos habían causado varios muertos. Incluso, La Vanguardia de España, hasta mencionó que habían sido cuatro. Luego se supo que la Fiscalía anunció que investigará la muerte de tres personas: dos opositores y un chavista candidato. (Ver “Un candidato oficialista fue muerto en la víspera”). “Nueve muertos deja la violencia que estalló entre sábado y domingo”, aseguró la agencia AFP y detalló: Dos adolescentes, de 17 y 13 años, y un militar murieron en el occidental estado de Táchira, fronterizo con Colombia, otros tres hombres en Mérida y uno en Lara (ambos, noroeste), en protestas entre sábado y domingo, en el marco de la elección. Aunque la Fiscalía no los vinculó aún con móviles políticos, un candidato a asambleísta murió la noche del sábado en Ciudad Bolívar (sureste) y un dirigente juvenil opositor, de un disparo esta madrugada en la costera Cumaná. Con esta jornada violenta llegan a más de 120 los muertos en cuatro meses de protestas que exigen la salida de Maduro, según la Fiscalía.

Otras versiones hablan de hasta once víctimas fatales, pero en todos los casos las informaciones no son lo precisas que requieren hecho de semejante gravedad. Lo que también circuló en las redes fue un video que registra la explosión de una bomba al paso de una columna de policías motorizados en la plaza de Altamira de Caracas, donde se registraba una manifestación opositora. Varios agentes heridos.

Otro caso de violencia se registró cuando varias personas resultaron heridas en el estado de Guárico cuando un grupo de motorizados lanzó granadas contra dos escuelas en las que el Consejo Nacional Electoral (CNE) habilitó centros de votación para la elección constituyente. El ataque se registró en la Escuela Básica Carlos José Bello, que fue la más afectada, con seis personas heridas; mientras que el artefacto explosivo arrojado a las inmediaciones de la Escuela de 12 de Octubre, no detonó.

Bien entrada la noche, el clima se mantenía con las mismas caracteristicas: gran afleuencia de votantes por un lado y mucha tensión en las calles. De este modos no se esperaban los cómputos sino hasta bien entrada la jornada del lunes.