El Consejo de Seguridad de la ONU se reúne este jueves a pedido de seis países (Reino Unido, Estados Unidos, Albania, Francia, Noruega e Irlanda) en la antesala de lo que será mañana la votación de una resolución sobre la situación humanitaria en Ucrania presentada por Rusia.

La sesión tendrá lugar en la sede de la ONU, en Nueva York, y comenzará a las 15 (las 16 en Argentina). Allí, dos organismos de Naciones Unidas, los de salud (OMS) y refugiados (Acnur), presentarán informes sobre el conflicto en Ucrania, según informó hoy en Twitter la misión de Noruega ante la ONU.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Rusia hizo circular esta semana en el Consejo de Seguridad un proyecto de resolución que exige protección de los civiles en «situaciones vulnerables» en Ucrania y vía libre y segura para ayuda humanitaria y gente que quiere abandonar el país.

Estados Unidos y sus aliados criticaron duramente el proyecto de resolución porque no menciona que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, la que derivó en la crisis humanitaria que se vive en territorio ucraniano.

Se espera que el texto sea votado mañana.

“Rusia está cometiendo crímenes de guerra y atacando a civiles. La guerra ilegal de Rusia en Ucrania es una amenaza para todos nosotros», tuiteó la misión ante la ONU del Reino Unido, que es, junto a Noruega, uno de los seis países que pidió la reunión.

Noruega tuiteó que representantes del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Departamento de Asuntos Políticos de Naciones Unidas hablarán ante los 15 miembros del consejo.

El Consejo de Seguridad es el máximo órgano de la ONU, y sus resoluciones son vinculantes. Los cinco países que tienen poder de veto son Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia

Avances en la negociación

En el tercer día consecutivo de diálogo entre los gobiernos de Rusia y Ucrania se consiguieron avances en distintos puntos de la negociación, mientras se mantiene la ofensiva militar de Moscú.

Ayer trascendió un documento de 15 puntos que postula que Ucrania no albergaría bases militares o armas extranjeras a cambio de la protección de aliados como Estados Unidos, Reino Unido y Turquía.

«Hay algunos avances en varias posiciones, pero no en todas. Avanzamos lentamente», dijo el asesor presidencial ruso Vladimir Medinsky. También el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, se refirió a estos contactos y aseguró que «está cerca» de obtenerse un acuerdo con Ucrania sobre las garantías de seguridad. «Hay una serie de formulaciones de los acuerdos con Ucrania sobre el estatuto de neutralidad y las garantías de seguridad que están a punto de lograrse», declaró Lavrov de acuerdo a la agencia rusa Interfax.

En el mismo sentido, el gobierno de Ucrania considera que las negociaciones con Rusia avanzan «muy arduamente» pero se avecina un acuerdo. En una entrevista con el canal Ucrania-24, Mikhail Podolyak, asesor de la presidencia, reiteró que su país ya no aspira a un proceso de ingreso en la OTAN. Previamente el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, había afirmado que las exigencias de Rusia para poner fin a su ataque se estaban volviendo «más realistas».

Zelensky reprocha a Alemania priorizar la economía

Tras la videoconferencia de ayer ante el Congreso estadounidense, el presidente de Ucrania habló hoy ante los miembros del Bundestag, la Cámara Baja del Parlamento alemán.

Zelensky reprochó a Alemania haber priorizado la economía y el suministro del gas ruso, al tiempo que alertó de que Moscú está «construyendo un nuevo muro» entre «libertad y falta de libertad».

«Les advertimos de que Nord Stream 2 era un arma. Y su respuesta fue economía, economía, economía», afirmó Zelensky en alusión al gasoducto germano-ruso y unas sanciones que, en su opinión, «son insuficientes y llegan tarde».

«Cada bomba que cae, cada decisión que no se adopta es una piedra con la que se construye ese muro», añadió el presidente ucraniano, cuya intervención por videoconferencia había sido saludada con una gran ovación de todo el plenario.

Zelensky se dirigió a continuación al canciller alemán, Olaf Scholz, al que pidió que «sea el líder que Alemania necesita» y que apoye decididamente a su país, algo que no puede limitarse, en su opinión, a las sanciones económicas hasta ahora dictadas contra el entorno del presidente ruso, Vladímir Putin.