A casi una semana del inicio de la invasión rusa a Ucrania, más de 2.000 civiles murieron y mucha infraestructura fue destruida en el país europeo, según informó hoy el servicio de emergencia ucraniano. Además, la ONU informó que hasta el miércoles 874.026 personas habían emigrado como refugiados hacia países limítrofes como Polonia y Hungría.

«Los niños, las mujeres y las fuerzas de defensa están perdiendo la vida a cada hora», advirtió el organismo en un comunicado. Se alerta desde el servicio de emergencia por la destrucción de hospitales, guarderías, instalaciones de transporte y casas por parte de las fuerzas rusas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Hasta el momento, la ONU había cifrado en 142 los civiles muertos desde el inicio de la ofensiva el pasado jueves, pero también había aclarado que el número real seguramente fuera mucho mayor.

Refugiados y desplazados

Naciones Unidas actualizó este miércoles las cifras de refugiados provenientes de Ucrania en su web específica sobre la situación en ese país, https://data2.unhcr.org/en/situations/ukraine

De momento, fueron contabilizadas 874.026 personas que cruzaron la frontera hacia países limítrofes desde el inicio de la ofensiva de las fuerzas armadas de Rusia.

Polonia encabeza como destino principal de la población ucraniana de salida de su país: ya recibió a 453.982 personas, el 51.9%. Le siguen Hungría, con 116.348; Moldavia, con 79.315; Eslovaquia, con 67.000; y Rumania, con 44.540.

En la suma de otros países europeos, el total de ciudadanos ucranianos que allí se trasladaron suma 69.600. Un dato llamativo es que la Federación Rusa ya recibió a 42.900 personas provenientes de Ucrania desde el inicio del conflicto.