Miles de franceses se volcaron a las calles para protestar contra un proyecto de ley de seguridad, considerado una mordaza por sus detractores, en medio de un nuevo caso de violencia policial que tiene al Gobierno de Emmanuel Macron en aprietos.

En el centro de las protestas figuran tres artículos que castigan la difusión de la imagen de la policía, el uso de drones, así como imágenes tomadas por ciudadanos con sus teléfonos móviles a las fuerzas del orden.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Además, miles de personas marcharon de manera pacífica en ciudades como Lille, en el norte del país, y Montepellier, en el sureste.

En París, los manifestantes se concentraron en la plaza de la República y marcharon poco más de dos kilómetros hasta la plaza de la Bastilla, informó la agencia de noticias AFP.

El artículo más controvertido es el 24 que castiga con un año de cárcel y hasta 45.000 euros (más de 4,3 millones de pesos) de multa la difusión “malintencionada” de imágenes de las fuerzas del orden.

El Gobierno asegura que esta disposición pretende proteger a la policía de llamados al odio y amenazas en las redes sociales, con revelaciones de detalles sobre su vida privada.

Pero los detractores sostienen que muchos casos de violencia policial quedarían impunes si no hubieran sido grabados por las cámaras de periodistas o por los teléfonos de los ciudadanos.

También alegan que es una disposición inútil, ya que el arsenal jurídico actual es suficiente para reprimir estos delitos y que el derecho francés “sanciona los actos, no las intenciones”.

En medio del debate por la sanción de la ley, dos casos de violencia policial reavivaron el debate y desataron un verdadera crisis en el Gobierno de Macron.

El lunes durante una actividad de organizaciones promigrantes, la policía evacuó brutalmente a los que se habían instalado en una plaza del centro de París, y agredieron a los periodistas bajo el foco de las cámaras y de los smartphones.

Mientras que el jueves, unas cámaras de seguridad mostraron la paliza que tres policías propinaron a un productor de música negro. La prensa, las redes sociales y algunos deportistas de renombre internacional denunciaron la violencia policial.

“Imágenes que nos dan vergüenza”, denunció Macron y le encargó al Gobierno que le presente “rápidamente propuestas” para “luchar con más eficacia contra todas las discriminaciones”.

Ante la indignación provocada por el artículo 24, el primer ministro, Jean Castex, trató de buscar una salida con la creación de una “comisión independiente encargada de proponer una nueva redacción”, pero la iniciativa es rechazada por parlamentarios de todo el espectro.

Incluso desde Bruselas, la Comisión Europea dijo el lunes que los periodistas deben poder “hacer su trabajo libremente y con seguridad”.

La coordinación de las protestas reclama “la retirada de los artículos 21, 22 y 24” del proyecto de ley y la “retirada del nuevo esquema nacional de mantenimiento del orden” publicado en septiembre, que durante las manifestaciones obliga a los periodistas a dispersarse cuando las fuerzas del orden den la orden, impidiéndoles cubrir el desarrollo de los acontecimientos, a menudo turbulentos en los últimos tiempos.

El proyecto de ley fue aprobado el martes en la Asamblea Nacional (Diputados) pero el texto sigue provocando polémica y promete mantener el pulso en las calles de cara al debate en el Senado que se dará dentro de poco menos de dos meses.