Hay dos fechas simbólicas para la culminación del conflicto bélico en Ucrania, si es que esas evaluaciones pudieran cronometrarse en una guerra. La más cercana es el 9 de mayo, cuando Rusia celebre un nuevo aniversario de la capitulación alemana firmada en 1945 por los mariscales Wilhelm Keitel y Gueorgui Zhúkov para poner fin a la Segunda Guerra Mundial. La otra, a fin de año, cerca de la elección de medio término del 8 de noviembre en Estados Unidos. Mientras tanto, los países occidentales echan más combustible para mantener vivo el fuego que consume a ucranianos y rusos en los campos de batalla enviando armamento y amenazas en todos los frentes.

La fecha límite del 9 de mayo es una evaluación de fuentes de inteligencia occidentales que argumentan, sin evidencias, que el presidente Vladimir Putin quiere poner fin a la “operación militar especial”, lanzada el 24 de febrero, antes de ese día para recordar así el triunfo de la Unión Soviética sobre el nazismo adosándole su propio triunfo sobre los nazis ucranianos. En Occidente, ese día se recordará el Día de Europa, pero no por el triunfo de la URSS sino porque ese día -¿casualmente?- pero de 1950, se dio a conocer la Declaración Schuman, por el ministro de Relaciones Exteriores francés (Robert Schuman) que lanzó la propuesta de unir a los países europeos para poner fin a las guerras que habían azotado al continente por siglos. La sociedad entre Francia y Alemania es considerada el origen de la Unión Europea y el 9 de mayo se celebra el Día de Europa. Como están las cosas en el este europeo, ese parece un sueño imposible de mantener.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Elecciones  a la vista

Para analizar la versión de que EE UU quiere mantener la guerra en Ucrania hasta fin de año, se puede mencionar la frase del secretario de Estado Antony Blinken a sus homólogos europeos cuando esta semana elucubró al pasar que no se percibía una paz antes del fin de 2022. Habida cuenta de la baja popularidad del presidente Joe Biden, que ni siquiera consigue que le aprueben las leyes que le permitirían recomponer la economía estadounidense, es plausible que como hicieron varios de sus antecesores, intente aprovecharse de una guerra en el exterior en la que además no arriesga soldados propios, un combo que normalmente seduce a mayorías electorales en ese país.

Los 800 millones de dólares adicionales para “ayuda militar” a Ucrania que anunció Biden, con helicópteros y vehículos blindados para transporte de tropas incluídos, dan pie a sostener que la apuesta de la Casa Blanca no es a fomentar una mesa de negociaciones. Alemania, que desde el fin de la Segunda Guerra se había prohibido enviar armamento para un conflicto exterior, volvió a romper el compromiso y anunció este viernes que entregará a Kiev otros mil millones de euros en armamentos. Pero nada parece suficiente para el mandatario ucraniano, Volodimir Zelensky, quien volvió a pedir más ayuda de Occidente y advirtió que Rusia podría utilizar armamento nuclear.

Crucero hundido

El parte de guerra indica que los ucranianos se anotaron un punto a su favor con el hundimiento del crucero Moskva, alcanzado por dos misiles en el mar Negro el jueves. Las autoridades rusas reconocieron el hecho y aseguraron que pudieron evacuar a todos los tripulantes. Este sábado, un comunicado del Ministerio de Defensa ruso indicó que «armas aire-tierra de largo alcance y alta precisión destruyeron edificios de una planta de producción de armamento en Kiev”.  El portavoz de esa cartera, Igor Konashénkov, dijo además que la aviación había destruido en un solo día 811 instalaciones militares de Ucrania.

La designación del general Alexandr Dvornikov al frente de las fuerzas rusas en Ucrania, información no confirmada oficialmente, desató toda una ola de interpretaciones. Por un lado, se dijo que era para hacer bien lo que otros altos mandos habían hecho mal. Mientras Putin y las evidencias muestran que el objetivo de Moscú siempre fue el sudeste del país y no la capital ucraniana, el hecho de que las tropas se estén retirando del norte aparece como una derrota ante el embate de fuerzas de Ucrania.

Dvornikov fue presentado por el asesor de Seguridad de Biden, Jake Sullivan, como “otro autor más de crímenes y brutalidad contra civiles ucranianos” y como el comandante que se propone arrasar con Ucrania. Los medios occidentales comenzaron a llamarlo “El carnicero de Siria”. Efectivamente, comandó las tropas rusas en Siria en operativos contra los terroristas yihadistas, que a todo esto, estaban apoyados subrepticiamente por Washington. Para fuentes más cercanas a Rusia, es un “héroe que viene a terminar de desnazificar a Donbass”, como había pedido Putin.

Por lo pronto, las fuerzas rusas están estrechando el cerco en Mariupol, a un costo que parece grande, y con ello se supone que mantendrán el Donbass bajo control para sentarse a negociar condiciones. Pero Putin teme, dijo, que desde Occidente se intente extender la guerra a territorio ruso, luego de un par de incidentes, entre ellos el bombardeo a un depósito de combustible en Belgorod.

La otra pata de esta ofensiva occidental está dada por la amenaza de que Finlandia y Suecia ingresen a la Otan, algo impensable hasta ahora por un status quo implícito dada la cercanía de ambos países bálticos al territorio ruso. Putin dijo que eso “no traerá más estabilidad a Europa”.

Mientras tanto, los jefes de Estado de Polonia, Estonia, Letonia y Lituania viajaron a Kiev para dar su apoyo a Zelenski en un gesto más que elocuente. Sobre todo, cuando el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, fue “desinvitado” de un encuentro cumbre en la capital ucraniana. De poco le vale a Kiev, por lo que parece, la ayuda militar ordenada por el canciller Sholz, reclaman que Alemania termine la relación con Rusia. Lo curioso es que parte del gas que va hacia Europa fluye por un conducto que atraviesa Ucrania.

Putin y el mundo unipolar

Vladimir Putin se reunió con el presidente bielurroso, Alexánder Lukashenko, en el centro espacial de Vostochny y lanzó una serie de análisis sobre la realidad internacional que podrían ser útiles para interpretar sus movimientos. «Muchas veces se decía que EE UU está preparado para luchar contra Rusia hasta el último ucraniano. ¡Así es! Esa es la esencia de lo que está pasando», destacó, según la cadena informativa RT.

«Ucrania es una herramienta para conseguir los objetivos que no tienen nada que ver con los intereses del pueblo ucraniano», agregó, para explicar luego: «Así es el problema y nuestra lógica de las acciones en Donbass, en Ucrania en general».

Para el jefe de Estado ruso, “incluso en las condiciones trágicas de hoy, los ucranianos son un pueblo hermano» y consideró que lo que pasa en ese país es una tragedia para ambos pueblos.

Yendo a lo estrictamente geopolítico, Putin dijo que lo que está ocurriendo es “la destrucción del sistema de un mundo unipolar que se formó tras la caída de la URSS” y agregó que «el mundo unipolar se romperá ya que su base, EE UU, ahora es destructiva».

El Kremlin, en tanto, prohibió la entrada a Rusia de altos cargos del gobierno británico, principalmente del primer ministro Boris Johnson. «Esta medida fue tomada como una respuesta a la desenfrenada campaña informativa y política destinada a aislar a Rusia (…) y estrangular a nuestra economía», dijo la cancillería en un comunicado. También expulsó a diplomáticos de la Unión Europea. «Como represalia a acciones inamistosas de la UE, 18 miembros de la representación son declaradas ‘persona non grata'», informó.