"En el último tiempo nos hemos vuelto más individualistas"

Lucas Bernardi explica su aprendizaje, las relaciones con los jugadores y la importancia de las pretemporadas.
18 de Febrero de 2017

Lucas Bernardi tiene 39 años y ya no juega a la pelota ni siquiera por placer. La cadera le molesta y, como en sus últimos partidos profesionales, convive con la renguera. Precisaría retomar una rutina de entrenamientos y fortalecer sus músculos. No son, de todos modos, los motivos principales por los que no juega. El problema central es casi filosófico. "A mí me gusta jugar a los pases y ahora todos quieren hacer la jugada individual", dice el entrenador para explicar por qué abandonó los picados y la cancha.

–¿Se deshumanizó el fútbol?

–No sé si es solo el fútbol. Tal vez es la sociedad. El rugby, al menos el amateur, está adelantado en eso: todos juegan, participan, están integrados y comprenden que la esencia es el respeto. Nosotros hemos perdido terreno y nos hemos vuelto individualistas en el fútbol. Más allá de que es un deporte grupal, luchamos por un lugar todo el tiempo y nos transforma en un individuo que va y entra en un grupo. Debería pensar en lo colectivo y no en uno mismo.

–En la presentación en Godoy Cruz, tu tercera experiencia como técnico, recalcaste el valor de las relaciones humanas en tu tarea. ¿Qué aprendiste en ese sentido?

–Todos los jugadores trabajan, se entrenan y se dedican más o menos de la misma manera. Lo que hay que lograr es convencerlo y llegarle. Lo que importa de las relaciones humanas es la conexión entre las personas. Mientras mayor conexión tengas, el objetivo va a estar más cerca. Después podés ganar o perder, eso es otra cosa. Más allá de que no todos nos vamos a querer, el intento es establecer relaciones claras en función del grupo de trabajo. Todo va entablado en cómo encaramos las relaciones humanas, cómo desarrollamos las situaciones de trabajo y cómo logramos lo mejor del equipo en función de lo queremos.

–¿Cómo lo lográs?

–Es muy difícil. Se consigue con pautas y mensajes claros, intercambiando opiniones, interpretando qué necesita el jugador, dejando hacer y marcando límites. Es un juego de situaciones. Lo que define todo es que te escuchen y te interpreten. Los discursos son muy buenos, pero son muy buenos de acuerdo a quién lo escucha y cómo lo interpreta.

–¿Hasta dónde te acercás al jugador?

–Yo estoy aprendiendo y arrancando. Soy joven y posiblemente tenga más cercanía por una cuestión de edad. Hay que tratar de comunicar tal como sos, sin mostrar una cara que no tenés.

–¿Cómo te llevas con el rol de entrenador?

–Me gusta y estoy aprendiendo, creciendo. Estoy disfrutando. Trato de disfrutarlo porque si no no tiene sentido hacer esto. Es verdad que es una silla eléctrica, un lugar con muchas presiones, pero me gusta.

–¿Sos muy detallista?

–Sí, trato de que todo funcione y de que los jugadores se sientan bien. Nos debemos a los futbolistas porque sin ellos no somos nada. Por eso nos preocupamos porque coman bien, que duerman, que estén a gusto y se sientan conformes. Somos asistentes para que ellos estén bien.

–Dijiste que la pretemporada es el mejor momento ¿Por qué?

-Porque ganar o perder no te cambia nada. Todo lo que llevas adelante fluye, todos luchan por un lugar y todos están en la misma dinámica.

–¿Cómo se convive con la persecución constante de los resultados?

–Tenés que convivir: es parte de esto. Y tenés que aprender. Me gusta aislarme pero el resultado te marca. Intento mantenerme con el trabajo, aunque tenemos en cuenta el resultado. Decir que no sería hipócrita. Tratamos de ir por una línea de trabajo y no de resultados.

–¿Cómo se planifica una pretemporada con esta incertidumbre?

–Con el calendario que estaba previsto y ahora armamos semana a semana. Día a día. Pero los argentinos estamos acostumbrados. Es parte de nuestra idiosincrasia.

–¿Cómo ves el cuadro del fútbol argentino?

–La situación estuvo así hace dos años, hace seis, hace diez y no pasó nunca nada. El día que se firmó el contrato del Fútbol para Todos supuestamente los clubes se ponían en cero y empezaban controles rigurosos. Hoy volvemos a tener los mismos problemas que antes. Evidentemente hay que cambiar la realidad. Encontrarnos todo el tiempo con inconvenientes, atrasos, clubes sin dinero y jugadores sin cobrar. Es una rueda que nos viene tocando cada vez más rápido. Esperemos que se acomode, pero la verdad no sé cómo. Sería bueno que en algún momento se establezcan reglas y que se respeten.

–¿Cuánto impactó haberte ido de Newell´s?

–Mucho, pero el fútbol es así. No tiene nada que ver la etapa de entrenador con la de jugador más allá del nombre, que es lo que lo une. Es parte de lo que nos toca. Me duele y obviamente no me gustó. Sabía que podía pasar, pasó y la vida sigue.

–¿Fue un error?

–Lo pensé, lo analicé y creí que era lo mejor. Con el diario del lunes la respuesta es muy fácil. Todos tenemos la mejor respuesta con el diario del lunes, pero las decisiones las tomamos antes. Lo que pasa después no se puede borrar. Era imposible decir no. Si me llamaban, sea para el lugar que fuere, iba a decir que sí y así lo hice.

–¿Te quedaste en Rosario después de renunciar?

–Sí, de ahí no me voy a ir nunca. No es una ciudad fácil últimamente, pero mi familia es de allá, somos todos de Newell's y eso no va a cambiar.

–Después fuiste a Arsenal pero renunciaste a los cinco partidos. ¿Qué viste que no te convenció?

–Sentí que perdí el respaldo en poco tiempo. Nuestras maneras no eran compatibles. Al principio creí que podíamos caminar juntos pero cuando avanzamos me di cuenta que no.

–¿Qué te sedujo de Godoy Cruz?

–Hacía rato que no trabajaba y apareció esta posibilidad. Atrae porque es un lugar que brinda absolutamente todo lo que necesitás.

–Godoy Cruz nunca pasó la fase de grupos de la Copa Libertadores. ¿Es el objetivo?

–No, es uno de los objetivos pero no es el principal. Sabemos que participar y jugar la Copa da prestigio y te pone en otro lugar. Pero no hay que desantender el torneo porque no sabemos qué va a pasar el próximo semestre. «

El paso a paso del deporte por tv abierta

1 Cuando Clarín y Torneos eran dueños del fútbol televisados, el borrador de la Ley de Medios proponía " acceso universal" a eventos de interés general.

2 La creación del Fútbol para Todos, en 2009, dejó ese artículo en segundo plano, al transmitirse por TV abierta todos los partidos de Primera y, después, también de la B Nacional.

3 La entrada en vigencia de la nueva Ley dio acceso gratuito a otros eventos deportivos, como la Copa Davis, el Mundial de Rugby, los JJ OO, o las peleas de Maravilla Martínez.

4 El último listado de eventos relevantes para la TV abierta se dio a conocer en diciembre de 2015, cuando todavía existía la AFSCA. No está previsto un listado para 2017.

5 A pesar de sus promesas de campaña, Mauricio Macri ordenó desarmar el Fútbol para Todos, cuyo contrato con la AFA está punto de rescindirse.

6 Mañana, la AFA abrirá los sobres con las propuestas de al menos dos empresas privadas que pretenden quedarse con las transmisiones de los partidos del fútbol argentino.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS